¿Afecta la decoración de la casa a nuestro estado de ánimo?

  • Toma nota de cómo factores como la luz, los colores o las plantas pueden estar elevando tus niveles de estrés.

    Compartir:

    Escogiendo bien la luz, el color y la distribución de los elementos podemos hacer que un espacio pequeño parezca más grande y luminoso, aunque no se queda ahí la cosa.

    Los colores: Los tonos cálidos como el rojo y el naranja favorecen la sensación de alegría y dinamismo, pero si los llevas al extremo, pueden provocar agresividad y sensación de opresión.

    Los colores fríos como el verde, el azul y el malva transmiten serenidad, tranquilidad y relajación, pero si los usamos en exceso, puede adquirir un carácter impersonal y deprimente.

    La iluminación: Con una buena luz, natural o artificial, aumentan los niveles de energía, mientras que una iluminación deficiente contribuye a la depresión y a deficiencias en el cuerpo.

    La altura de los techos: Los techos altos favorecen la creatividad, mientras que los techos bajos dan paz ayudando a la relajación y la concentración.

    Mantener el orden: el orden, la limpieza y la ventilación son imprescindibles para una distribución armoniosa. Un espacio organizado genera eficiencia y disminuye el estrés.

    La naturaleza: Incluir plantas y flores en casa aporta vida, calidez y le dan un toque de frescura al espacio. Además, disminuyen el estrés, aumentan la productividad y mejoran la calidad del aire.

    Fuente: Glamour.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: