Alimentación que rejuvenece la piel

  • La piel cambia a medida que envejecemos, aparecen las arrugas, las manchas por la edad y la resequedad. La piel también se hace más delgada y pierde grasa, volviéndose menos suave y lisa.

    Compartir:

    Tipos de envejecimiento

    El envejecimiento intrínseco, es un fenómeno natural que afecta todos los órganos, manifestado en la superficie por degeneraciones de células y mutaciones que pueden provocar la muerte celular y en las capas profundas, una transformación de las fibras elásticas y colágenos.

    El envejecimiento extrínseco, es el conjunto de factores que aceleran el envejecimiento natural como la exposición a los rayos UV en primer lugar, pero también el tabaco, las carencias hormonales (ejemplo: menopausia), la pobre alimentación en anti-radicales libres y ácidos grasos esenciales.

    Signos y causas de envejecimiento de la piel

    • Adelgazamiento y arrugas: El adelgazamiento ocurre en la medida en que disminuye la producción de células en la epidermis. La dermis también puede tornarse más delgada y estos cambios en ambas capas hacen que la piel se arrugue.
    • Pérdida de la firmeza: La piel pierde firmeza al envejecer porque produce menos elastina (fibras elásticas que le confieren flexibilidad) y colágeno (fibras densas que le confieren fortaleza). Con estos niveles menores de elastina y colágeno, la piel finalmente se rinde a las fuerzas de la gravedad cayéndose y encorvándose.
    • Manchas de la edad: Las células de la pigmentación que contiene la epidermis (melanocitos) tienden a aumentar en ciertas áreas, que ha estado expuesto al sol, y se agrupan formando lo que se conoce como manchas de la edad.
    • Sequedad: La piel envejecida tiene menos glándulas sudoríparas y oleosas. Esto puede hacer a la piel más propensa a condiciones de sequedad.
    Si bien es posible que estos efectos nos ocurran a todos, la velocidad y el grado de envejecimiento de la piel tienen en parte que ver con factores genéticos. Aún más significativa es la influencia que ejercen los factores del estilo de vida, la dieta desequilibrada, la mala calidad del sueño, la exposición prolongada a los rayos ultravioleta, la mala gestión del estrés, el consumo «activo y pasivo» de tabaco y la contaminación.

    ¿Cómo lograr una piel saludable y más joven?

    El cuidado de la piel no solo se lleva a cabo con rutinas de productos cosméticos o tratamientos en centros especializados. Lo más importante cuando hablamos de lograr una piel bonita y joven es llevar un estilo de vida saludable.

    Un estilo de vida saludable implica: disponer de 8 horas de descanso reparador, llevar una dieta balanceada de calidad y cantidad adecuada, realizar actividad física, regular el estrés, protegerse del sol.

    Hábitos que se deben evitar

    Ciertos hábitos causan mucho daño a la piel, así que para tener una piel sana lo mejor es evitarlos, como: el consumo excesivo de azúcares, el estrés, el tabaco, beber poca agua, o la falta de sueño son solo algunas de las causas del envejecimiento prematuro de la piel.

    Papel de la alimentación en prevención del envejecimiento

    Cuidar la piel desde adentro, a través de la alimentación es fundamental. Dos de los aspectos más importantes son: controlar la inflamación, la cual puede acelerar el envejecimiento en todo el cuerpo, y consumir una dieta rica en  antioxidantes.

    Los antioxidantes ayudan en la lucha contra los radicales libres (que son los responsables del envejecimiento prematuro de la piel al causar daños en la producción celular). Estimulan a la renovación celular, favorecen la absorción de vitamina C y la producción de colágeno proporcionando un aspecto rejuvenecedor, mejora apariencia de los arrugas y contribuye a la firmeza de la piel.

    Otro aspecto importante es limitar el consumo de azúcar, porque daña el colágeno lo que puede generar arrugas. Tu dieta debe incluir regularmente una gran cantidad de frutas y verduras coloridas, especialmente las verduras de hojas verdes oscuras, frutas y vegetales de color naranja y grasas saludables. Además mantenerse siempre hidratado, bebiendo suficiente agua para que el organismo pueda eliminar las toxinas que producen envejecimiento prematuro. Lo ideal es tomar por lo menos 8 vasos de agua al día para mantenernos hidratados. Además la hidratación es fundamental ya que la piel es como la tierra cuando se deshidrata se agrieta, y en nuestra piel las grietas representan las arrugas.

    Es importante seguir una dieta equilibrada, que incluyan los nutrientes citados a continuación:

     

    Nutrición más cosmetología

    Los nutricosméticos son una importante innovación en la estética, que están tomando un lugar destacado en la alimentación.

    Los cuales se definen como “Productos alimenticios cuyo fin es complementar la dieta, consistentes en fuentes concentradas de nutrientes, comercializados en cápsulas o polvos y que deben tomarse en pequeñas cantidades”.

    El objetivo de estos productos es llegar más allá, donde los cosméticos no pueden penetrar y conseguir un efecto anti-envejecimiento.

    “No son medicamentos, por lo tanto ni previenen ni tratan ninguna enfermedad”. Los nutricosméticos ejercen un efecto directo sobre el aspecto externo.  Así, es posible encontrar productos destinados a cuidar la piel, mantener su firmeza, retrasar el envejecimiento, evitar la caída de cabello o mejorar su volumen, etc. Generalmente, estos compuestos son minerales, vitaminas, ácidos grasos, antioxidantes, polifenoles y extractos de plantas.

    Por todo lo mencionado no cabe duda que la nutrición afecta la belleza de la piel. La elección correcta de los alimentos es fundamental para obtener los nutrientes que nuestra piel necesita para mantenerse sana y con apariencia rejuvenecida.

     

    Por Marcela Cardozo

    Lic. En Nutrición.Reg Prof. N 439

    Cosmetóloga.Reg. Prof. N

    Consultorio Gonminiot

    Direc. R.I 2 Ytororó 293 esq Dr. Hassler.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: