¿Sos adicta a tu celular?

  • El avance de la tecnología es imparable pero a su paso arrastra, aunque inconscientemente, la tranquilidad de las personas. Define, al mismo tiempo, ciertos aspectos de la personalidad, especialmente, de los adolescentes.

    Compartir:

     

    ¿Alguna vez te imaginaste estar un día sin tu aparato celular? Te sugerimos que hagas la prueba, según sugiere la revista Cosmopolitan. Por las mañanas, luego de la ducha, tomar un café, vas al trabajo. Por las noches al volver, leé un libro, mirá unas horas una película, salí a dar una vuelta o a hacer deportes. Volvés a casa, cená y hacé tiempo para irte a acostar.

    Todo, absolutamente todo, sin mirar ni una sola vez las  redes sociales, sin escribir nada en Twitter y en Whatsapp. ¿Cuánto tiempo soportaste?

    El problema con las redes sociales es un realidad que aqueja a millones de personas en el mundo. La adicción del siglo XXI se llama nomofobia, y no es otra cosa que el miedo irracional a salir de casa sin el teléfono móvil.

    Según un estudio español, más de 15 millones de europeos viven con la mirada sobre el celular, y revela que las consultas al aparato se realiza alrededor de 6.00 veces por hora, lo que equivale a un clip cada seis minutos.

    La vida hay que vivirla, no publicarla: compartir la vida privada puede traer consecuencias pero ¿cuánto puede influye en vos? Las personas viven tan pendiente del aparato celular que sin darse cuenta, un acontecimiento tan importante para su vida puede convertirse en un momento amargo. Ejemplo: Todo momento memorable merece una mención en Facebook, ¿qué puede pasar si te quedas sin batería en el concierto de tu vida? El placer se convierte en ansiedad. Vos, que estás en primera fila, que tenes tan cerquita a tus ídolos, y no podés colgar un post para que se entere todo el mundo.

    Automáticamente el concierto deja de tener sentido para vos, ya no estás tan feliz, al contrario, estás enojada. ¿Por qué te pasa esto a vos? ¡Qué injusto es todo! El concierto termina y, vos, que llevabas tanto tiempo esperando este momento, no disfrutaste.

    Atención que algo tan simple no te amargue el día como: «dejar el celular en casa» entonces empezás a pensar, “¿y si me mandan un whatsapp importante?” o si vas a «compartir» con tus amigas y no tenés acceso a internet. Puede que todo esto te resulte excesivo, quizá, en ese caso estás consciente, y si no lo es así, empezá a pensar que podés tener una adicción.

    Consecuencias de la adicción:

    1. Aislamiento y soledad.

    2. Alteraciones del estado de ánimo.

    3. Comportamiento compulsivo.

    4. Problemas de comunicación y problemas con el lenguaje (lo importante es la rapidez, no como esté escrito).

    5. El comportamiento adictivo genera sensibilidad a los juicios y valoraciones de los demás y acrecienta los sentimientos de inseguridad.

    6. Dejas de disfrutar de los pequeños placeres de la vida, la mejor red social es cara a cara, no olvides esto nunca.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s): ,

    Más notas: