¿Robots con olfato?

  • Detectan el mal aliento y los pies olorosos

    Compartir:

     

     

    Uno reproduce la cabeza de una mujer y evalúa el aliento de su usuario. Si el olor está en niveles «peligrosos», declara una «emergencia».

    Las máquinas utilizan sensores disponibles comercialmente, lo que demuestra cuánto ha evolucionado la tecnología de olfatos artificiales (o narices electrónicas), que ya estaba disponible a comienzos de la década de 1990. Los robots fueron desarrollados por la compañía CrazyLabo y el Kitakyushu National College of Technology, utilizando una tecnología que va mucho más allá de esta propuesta claramente lúdica.

    La noticia de las nuevas máquinas apareció por primera vez en el diario japonés Asahi Shimbun.

    Allí se informaba que al ser sometida al aliento de un usuario, la robot humanoide, llamada Kaori, responde con frases que van desde «huele a cítrico» a «hay una emergencia que va más allá de los límites de mi paciencia».

    Perro robot

    El perro robot, que se llama Shuntaro, asiente con la cabeza mientras analiza el aroma de los pies de su amo. Si el olor no es demasiado fuerte se acurruca frente al usuario y la Quinta Sinfonía de Beethoven suena por sus altavoces.

    Si siente un olor más fuerte, gruñe. Y si el aroma roza lo intolerable, hace como que se desmaya.

    El funcionamiento de los robots se basa en sensores capaces de crear huellas químicas que pueden hacer coincidir con aromas específicos. La información es procesada por computadoras dentro de las máquinas, que a su vez controlan las respuestas de los robots.

    Son los primeros productos anunciados por CrazyLabo, que prevé hacer dinero alquilándolos para eventos.

    El presidente de la compañía, Kennosuke Tsutsumi, cuenta que la inspiración para crear las máquinas le vino por las quejas de su familia sobre su olor corporal.

    Una alternativa a los olfateadores humanos

    En el Laboratorio de Sensores Biomédicos de la Universidad de Warwick, en Reino Unido, aseguran que fueron ellos los primeros en desarrollar una nariz electrónica «comercial», en un proyecto que desarrollaron junto con Neotronics, una empresa especializada en detección de escapes de gas.

    El trabajo, que fue financiado por la cervecería Bass, tenía como objetivo detectar contaminantes en el proceso de elaboración de la bebida, como alternativa al uso de olfateadores humanos.

    «Los dos principales motores para la investigación son el militar, donde se quieren poder detectar armas químicas, y el monitoreo medioambiental»

    Diagnóstico de cáncer

    Covington también dijo que aunque la industria médica no era una de las principales fuentes de financiamiento, varias compañías estaban intentando aprovechar los avances en la tecnología.

    La holandesa Enose está desarrollando Aeonose, un pequeño kit de diagnóstico basado en olores, diseñado para hacer intentar detectar tuberculosis, asma y cáncer de garganta.

    Alpha Szsenszor, con base en Estados Unidos, está trabajando en un equipo para intentar detectar cáncer de pulmón y otras enfermedades analizando el aliento humano.

    Y en la Universidad de Bristol, en Reino Unido, tienen el proyecto Lector de Olores (Odour Reader, en inglés), que analiza los vapores recolectados de muestras de heces de pacientes para intentar identificar las causas de diarreas.

    Con todo esto, las tecnologías actuales todavía no logran el mismo nivel de sofisticación que la nariz humana.

    El sistema olfativo del ser humano contiene unos 100 millones de receptores, que utilizan unos 350 millones de tipos de proteínas.

    ¿Pasarás la prueba del robot?

     

    Fuente: www.bbc.co.uk

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: