Escuelas estadounidenses no cuentan con clases de informática

  • Afirman que no es por cuestión de renta sino que todo depende de que las escuelas quieran enseñar la materia.

    Compartir:

     

    En el centro de EEUU las clases de Informática brillan por su ausencia en los colegios. Los niños del noreste y la costa oeste tienen más suerte, apuntó Chris Stephenson, directora ejecutiva de la Asociación de Profesores de Informática (CSTA), que insistió en que no es una cuestión de rentas ya que todo depende de que la escuela quiera enseñar la materia.

    Sirva como ejemplo que en Silicon Valley los niños no estudian informática en los colegios y solo recientemente un centro de bachillerato de Palo Alto optó por añadir esa asignatura. Una de las dificultades es que el profesorado con preparación escasea, según comentó Lynn Langit, desarrolla- dora de software, ex empleada de Microsoft y cofundadora de Teaching Kids Programming, una organización que diseñó su propio método para enseñar programación a maestros y alumnos, que imparte clases internacionalmente.

    Dada la demanda de trabajadores en el sector de la tecnología, los titulados en Informática tienden a preferir un empleo en Google, Yahoo, Microsoft o Facebook antes que dedicarse a la enseñanza. Razones no faltan. Según estadísticas del Departamento de Trabajo, un informático ganó de media más de 90.000 dólares en el 2012, 61% más que un profesor de escuela.

    Patrice Gans es una excepción. Licenciada y con un máster en Informática encontró su vocación como maestra cuando nació su hija y ahora ejerce en los Laboratory Schools, que pertenecen a la Universidad de Chicago, donde enseña conceptos de computación a niños de entre 10 y 11 años.

    Gans utiliza programas visuales como Scratch, diseñado por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) así como el robot infantil Bee-Bot, aunque la variedad de herramientas disponibles es amplísima, desde aplicaciones como Move the Turtle, a software como Kodu, Lego WeDo o App Inventor, por citar algunas. La paternidad fue lo que también le movió a Vikas Gupta, ex empleado de Amazon y Google, a fundar Play-i y desarrollar Bo y Yana, dos robots diseñados para que niños a partir de 5 años programen mientras juegan. Estos dispositivos no se comercializarán hasta el verano del 2014, pero se encargan por internet. EFE

     

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: