El estilo que se descarga

  • Las aplicaciones móviles de moda, tendencias y belleza ponen el estilo al alcance de nuestra mano.

    Compartir:

    Las aplicaciones móviles, o “apli”, como prefiere la Fundéu, facilitan la vida de las personas y, en cuanto a moda y estilo, informan al usuario de las tendencias que marcan las pasarelas y el “street style” (estilo de la calle), localizan las tiendas que venden la ropa de los famosos y mucho más.

    Los españoles se están animando a comprar por internet, según un reciente informe elaborado por la consultora Ecommerce Europe, que sitúa a España como el cuarto país europeo que más dinero destina al comercio electrónico (13.000 millones de euros), solo por detrás de Reino Unido, Alemania y Francia, veteranos en este tipo de compras.

    Estos datos explican el creciente número de aplicaciones móviles que ofrecen al usuario la posibilidad de adquirir “on line” prendas, cosméticos y complementos, como “Shot & Shop” o “Dresscovery”, una herramienta que identifica un bolso a través de una fotografía y enumera los puntos de venta más cercanos que lo comercializan.

    Estos buscadores visuales recuerdan a las aplicaciones musicales que, como “Shazam”, “SoundHound” o “Mobion Music Global” permiten identificar canciones con tan solo acercar el móvil al reproductor.

    Armario ordenado, es posible

    Las más meticulosas del armario amarán “Dressap“, una herramienta que permite tener un vestidor ordenado por tendencias y hasta un calendario para organizar los “looks” de futuras citas de trabajo o de placer. La “apli” agrupa las prendas por temporada, por precio y hasta por marca, para que ningún detalle quede al azar.

    “MyFitessPal” es una aplicación que funciona como un entrenador personal y que ha encantado a las famosas.

    La mayoría de las aplicaciones enlazan a redes sociales en las que el usuario puede compartir un “selfie” (autorretrato) espacial (“Spaceselfie”) o su imagen con efecto “pop art” o con acabado lápiz (“French Girls”).

    El concepto de comunidad se desarrolla especialmente en estas aplicaciones, en las que los méritos propios valen más si se comparten y en las que los avances de los otros usuarios provocan ganas de superarse y una sana competencia.

    “Celebrities” de todo el mundo se han rendido a los encantos de estas plataformas que, en el “smartphone”, sustituyen para algunos usuarios la figura del dietista o del entrenador personal, como “MyFitessPal”, la preferida de famosas como Kate Hudson, Jessica Alba o Carla Goyanes, que permite un seguimiento de la alimentación, controla el número de calorías y alaba la dieta mediterránea.

    Con el peso controlado, los más preocupados por su salud y por su estética pueden descargar “apps” como “Momentos al sol”, que alerta sobre la intensidad de los rayos ultravioleta, o “Glamzy”, una de las más conocidas, que asocia a cada rostro con su maquillaje ideal.

    Hasta el protocolo a seguir en una reunión de negocios o en un restaurante de lujo es hoy una cuestión más fácil y accesible con aplicaciones como “Reglas de etiqueta”.

    Si Carmen Lomana desgrana en su libro, “El glamour inteligente”, las normas del saber estar básicas para cada situación o circunstancia, esta aplicación guía a la persona en apuros sobre aspectos como la utilización correcta de los cubiertos en la mesa.

    Y como hablar correctamente es parte de todo protocolo, la Fundación del Español Urgente (Fundeú), promovida por la Agencia Efe, patrocinada por BBVA, y cuyo principal objetivo es el buen uso del español en los medios de comunicación, lanza su propia aplicación para cualquier duda gramatical que pueda aguarnos una buena conversación o un texto escrito.

    Para los usuarios que quieran convertirse en un “gourmet” 3.0, herramientas como “Stereomood”, “Mi vinoteca”, “Cocinillas”, “Atrévete a cocinar”, de Karlos Arguiñano, o “Adriá en casa” ayudan a los chefs aficionados a crear una bodega virtual o a cocinar en el hogar platos que comía el mismísimo equipo de elBulli.

    La funcionalidad no es siempre la motivación principal para elegir una “apli”; a veces una interfaz divertida o un fin cómico convierten esa plataforma en una de las más populares.

    Es el caso de aplicaciones como “Encuentra mi coche” o “Fake a call free”, un sistema que simula una llamada a una hora programada para escapar de situaciones embarazosas o especialmente incómodas. EFE.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: