Cuatro enemigos del placer sexual en la mujer

  • ¿Por qué las mujeres no disfrutan de la relación sexual? ¿Cuándo un encuentro íntimo es un problema para nosotras?

    Compartir:

    1. Anorgasmia coital: La incapacidad de llegar al orgasmo durante el coito es mucho más común  en las mujeres de lo que tendemos a pensar. “Hay un alto porcentaje de mujeres afectadas, bien sea por la falta de buen acoplamiento con la pareja o porque no haya una buena estimulación del clítoris”, señala la sexóloga y psicoterapeuta Rosa Abenoza del Instituto de Medicina Sexual de Madrid, España en una nota de Efesalud

    Existen dos tipos de anorgasmia:

    Primaria: afecta a la mujer desde siempre.
    Secundaria: se da en mujeres que ya no pueden tener orgasmos por pérdida de excitación, bloqueo, ansiedad, etc.
    Cultivar poco la sensualidad tampoco ayuda a combatir el problema. “A estas alturas, hablar de preliminares suena antiguo. Antes todos estaban fijados en la penetración como si lo demás no fuera sexo”. La anorgasmia suele darse en mujeres jóvenes por falta de conocimiento o poca experiencia, así como en mujeres mayores de 45 años.

    “La sequedad vaginal de la menopausia está asociada a una relación sexual más dolorosa, menos sensitiva y con mayor dificultad para alcanzar el orgasmo”, matiza el urólogo Manuel Fernández Arjona. Esta disfunción no se trata con fármacos, sino con técnicas conductuales.

    2.Falta de deseo sexual: También conocido como deseo sexual hipoactivo. “La mujer pierde el interés por la relación sexual, muchas veces motivada por la edad, el paso del tiempo o la propia pareja”, explica el doctor. Es habitual encontrarse con este problema en la clínica. “Suele darse en mujeres menopáusicas o bien en etapa de crianza, o con otro tipo de problemática como un estado depresivo”, detalla Abenoza.

    El tratamiento consiste en realizar una analítica para evaluar el estado general de la persona y una entrevista para detectar posibles problemas psicológicos, así como para viajar a las causas de esa falta de líbido. Las disfunciones sexuales a menudo se deben a un problema de adaptación y entendimiento dentro de la pareja.

    3.Vaginismo: La doctora Abenoza lo define como “contracción refleja e involuntaria de la musculatura de la entrada vaginal que impide la penetración”. Al igual que la anorgasmia, puede ser primario o secundario:

    Puede aparecer a partir de un momento de la vida como un parto, una mala relación de pareja o una agresión sexual. Es un mecanismo de defensa inconsciente.

    Los especialistas deben asesorar y hacer una evaluación psicológica de las vivencias de la mujer para que gane confianza en sí misma y en la pareja. Como dice la doctora, “nadie puede aprender a nadar sin meterse en el agua”.

    4.Dispareunia: El también llamado coito doloroso es frecuente en quienes han pasado por algún parto, y sobre todo en mujeres menopáusicas. La mucosa se atrofia, se puede abrir “como cuando se nos cortan los labios” y aparecen pequeñas heridas, lo que causa molestias en las relaciones sexuales. La sexóloga recomienda hidratar y mimar la zona. “El objetivo es evitar la sequedad de la mucosa con lubricantes para adaptar una buena respuesta sexual”, subraya.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: