Aprendé a leer su lenguaje corporal

  • Nuestro cuerpo habla su propio lenguaje y descifrarlo es muy fácil con algunas señales que podés aprender fácilmente.

    Compartir:

     

     

    El cuerpo de frente, en diagonal, hacia delante o atrás; mano que te apunta o que se aleja; pies mirando hacia vos, la cadera, etc. son algunos de los signos que van dando pistas para descifrar el mensaje oculto de lo que se siente o quiere, más allá de lo que se dice o verbaliza.

    Según Larisa Michell, psicóloga clínica y terapeuta corporal del Centro de Integración Cognitivo Corporal, nuestra corporalidad nos permite distinguir lo que no pasa, lo que le sucede a otro y cómo se está sintiendo la otra persona. Pero, además, ayuda a reconocer con facilidad si alguien está interesado en vos.

    Estas técnicas te ayudarán a saber qué quiere la otra persona.

    1.- Se inclina ligeramente hacia vos: es la clave más sencilla de leer. Si lo hace es porque quiere acercarse y cerrar el círculo entre los dos.

    2.- Está derecho, incluso rígido: no es una posición muy cómoda y, aunque esté sonriendo y te esté prestando toda su atención, su actitud es sólo amistosa.

    3.- Extiende la mano y te apunta con las puntas de sus dedos: pueden ser gestos rápidos o lentos, pero en ambos casos él está buscando acercarse para tocarte.

    4.- Mantiene su mano alejada y con los dedos apuntando en otra dirección: si su mano no avanza hacia las tuyas, no siente real interés por vos, al igual que si sus dedos se mantienen cerrados o apuntando hacia sí mismo.

    5.- Avanza un pie hacia vos: acercar un pie hacia los tuyos, incluso invadiendo el espacio entre ellos, es una «trampa» que hace para disminuir el espacio entre ambos, cuando no puede hacerlo tan evidente.

    6.- Escanea el lugar, rompiendo el contacto visual contigo: Si está aburrido o distraído, le costará mantener el contacto visual contigo, pues su mente empezará a divagar y buscará echarle un vistazo a su alrededor.

    7.- Deja de sonreír y su mirada se pierde: quizás su mente se encuentra lejos de ahí, con cero interés en lo que hablas o le decís.

    8.- Uno de sus pies está listo para salir caminando: si uno de sus pies, especialmente el izquierdo, que es controlado por el brutalmente honesto hemisferio derecho, parece que cobra vida propia y se separa hacia un lado levantando la punta, es la señal más fuerte de que quiere irse de ahí.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s): ,

    Más notas: