Evitá la dermatitis del pañal

  • Sabemos que la piel de nuestro bebé es súper delicada y la mayoría de los peques sufren irritaciones leves en la zona del pañal que causan irritaciones que los molestan, y lo mejor para tratarla es sin duda alguna, prevenirla.

    Compartir:

    La mayoría de los bebés sufren alguna vez entre su nacimiento y los 36 meses dermatitis del pañal. Se trata de la habitual irritación de la colita, una inflamación de la piel que se produce en la zona genital y que, si bien suele ser una afección leve, puede agravarse por infecciones.

    Foto: Eres Mamá

    Tipos de dermatitis

    Dermatitis por roce: tenes que prestar atención a la talla y procurar no poner muy apretados los pañales para que no se produzca este tipo de irritación.

    De base alérgica: El pediatra será el que podrá determinar si se trata de una alergia. En este caso tenés que probar diferentes modelos de pañales o cambiar las cremas y jabones hasta detectar la alergia.

    Por hongos de tipo Cándida: es un eritema brillante de tono rojo y violáceo que afecta especialmente a los pliegues de la piel, presentando granitos por el borde de las lesiones.

    Dermatitis seborreica: Se trata de una descamación de color amarillento que puede afectar a otras zonas del cuerpo como el pelo o las cejas.

    Atópica: La hiperhidratación de la zona del pañal hace que sea poco frecuente encontrar esta afección en este lugar. Más habitual en otras partes del cuerpo como la parte posterior de las rodillas o el envés de los codos, la piel se ve seca y frágil.

    Infección bacteriana: En este caso se observan costras de tono amarillento.

    Miliaria rubra o sudamina: Son los habituales granitos rojos que aparecen por el calor o la hipersudoración.

    Tan sólo el tres por ciento de los bebés alcanzan a sufrir una dermatitis severa y las complicaciones vienen provocadas por la sobreinfección de la piel, siendo la más habitual la de Candida albicans. El tratamiento médico para la dermatitis del pañal va desde el uso de corticoides tópicos de baja potencia para reducir la inflamación en los casos de dermatitis moderada o severa, hasta el uso de antifúngicos para la sobreinfección o de antibióticos en casos de infección bacteriana.

    Sin embargo, la prevención es el mejor remedio para que la piel de la colita del bebé esté en perfectas condiciones y para conseguir que remita la irritación cuando aparece. En caso de ser persistente debemos acudir al médico para que diagnostique y prescriba el tratamiento más apropiado.

    Seguí estos consejos

    1. Cambios frecuentes de pañal: Procura que el pañal esté lo más seco posible cambiándolo frecuentemente (unas ocho veces al día).

    2. Sin pañal: Intenta que tu bebé pase algún tiempo sin pañal. Aprovechá las horas de sol para colocarlo sobre la cuna o la cama. Pone el cambiador sobre las sábanas y cubrilo con una toalla o con una mantita suave por si hace pipí durante el tiempo que lo tenes sin pañal. Hacelo todos los días hasta que mejore su irritación.

    3. Cremas con base óxido de zinc (pasta al agua): usala generosamente tras cada cambio del pañal y tras el baño. Sus propiedades aislantes no oclusivas y calmantes permiten aislar la piel del contacto con la orina y las heces previniendo la aparición de bacterias. Además, calma la irritación y ayuda a que desaparezcan las rojeces.

    4. Limpiar sin frotar: Tene cuidado cuando limpias la zona del pañal del bebé. Procurá que la piel quede bien seca, por eso, no arrastres la toalla. Hacelo dando suaves toques y prestando atención especial a los pliegues de la piel.

    5. Jabones y toallitas: Podes utilizar agua templada y una toalla suave para limpiar al bebé, no es necesario nada más. Si queres podes utilizar geles emolientes sin jabón para su higiene.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: