Cuatro ventajas del yoga prenatal

  • Paloma Tami, instructora de yoga, anima a las mujeres embarazadas a practicar esta disciplina. “A veces la gente te dice que no te subas las escaleras, pero la embarazada no está enferma y puede seguir con su vida normalmente. Lo bueno es que el yoga te da las herramientas para llevar una vida normal. Podés reducir hasta eliminar los dolores de espalda y las molestias estomacales, por ejemplo», sostiene.

    Compartir:

    “El embarazo es una etapa de tantos cambios y te asaltan tantas dudas, sobre todo, cuando es tu primer hijo. El yoga le da el espacio de tranquilidad a la mamá, un espacio para poder decir que todo está bien”, comenta Paola Tami en una nota de Patricia Luján Arévalos en la Revista High Class. La instructora cita algunas ventajas del yoga prenatal:

    1- Cuida tu mente: Además de cuidar el cuerpo, el yoga prenatal ayuda a las madres a cuidar tu mente. Una de las herramientas más importantes que ofrece el yoga a las mamás son las técnicas de respiración que se vuelven muy útiles en episodios de ansiedad y más aún cuando llegan las primeras contracciones.

    2- Aporta elasticidad a tu cuerpo: En primera instancia, la piel resiste mejor la aparición de estrías. Aparte, el yoga ayuda a mantener activos y sanos los músculos y las articulaciones, reduciendo la hinchazón de las piernas porque estimula la circulación. Definitivamente, una de las mayores ventajas es la reducción de los dolores de espalda, pues el yoga fortalece la columna, lo cual mejora la postura.

    3-Dormís mejor: Los ciclos de sueño rápidamente se normalizan. Por esa razón, el yoga ayuda a mantener el buen humor y a minimizar el humor irritable que se asocia con el embarazo. Asimismo, a que la mujer se reconecte con su propio cuerpo. Conociéndolo, el embarazo se hace más llevadero y ella puede disfrutar de la experiencia a pleno, evitando muchas de las situaciones negativas asociadas con él.

    4-Ayuda a superar los miedos: Las mamás tienen miedo y el yoga ayuda a que se vayan sacando esos miedos de encima para abrazar esa experiencia de una forma mucho más natural y hacer que puedan, después, recuperar más rápidamente la energía. El parto es difícil, pero luego del parto normal ya en un mes la madre puede volver a sus actividades normales, incluyendo el yoga. La tranquilidad y el equilibro permiten que la mamá pueda dar de mamar mejor, incluso, evitando los cólicos y reflujos en los bebés.

    Es importante, en el momento de decidir tomar clases de yoga, chequear la formación del instructor para asegurarse de que cuenta con el conocimiento suficiente para ofrecer la mejor experiencia.

    ¿Dónde practicar? Yoga Urbano es uno de los centros que ofrece esta alternativa. Se encuentra ubicado en Manuel Castillo 4987 esquina San Roque González, en horarios de lunes a sábados. Para concertar una entrevista o reservar un espacio,  llamar al teléfono (021) 604-822.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: