Vigorexia femenina, el trastorno que forma adictas al gimnasio

  • La preocupación no está en que las mujeres busquen marcar más los músculos o no, sino en detectar si eso está derivando en un comportamiento compulsivo, excesivo y que está ocultando un sufrimiento que las hace sentirse disconformes con su imagen corporal.

    Compartir:

    La tendencia de ir al gimnasio y marcar más los músculos con ejercicios combinados o no con anabólicos tiene un nombre: «vigorexia» y afecta tanto a mujeres como a hombres. Este es un trastorno de la imagen corporal por el cual una persona se ve y se siente pequeña, débil, baja, hasta insignificante tal vez.

    Foto: Instagram

    Cada vez es menos extraño encontrar a mujeres muy marcadas, dando todo en las secciones de peso libre en los gimnasios, levantando peso muerto con discos de 20 kilos o haciendo sentadillas frente al espejo. Todo ello acompañadas de sus batidos de proteínas, aminoácidos ramificados, creatina y demás suplementos para aumentar el rendimiento deportivo.

    Sin embargo, esta «moda» de comer sano y realizar ejercicios de manera obsesiva puede desencadenar en un problema mayor a nivel interno ya que deteriora la calidad de vida. Es por eso que desde Ella conversamos con Marcela Cardozo, Licenciada en Nutrición, quien nos explica más sobre este trastorno.

    Marcela Cardozo, Licenciada en Nutrición. Imagen Cedida.

    ¿En qué momento buscar un estilo de vida saludable puede ser peligroso? ¿Existe el abuso?

    Empezar un estilo de vida saludable sin la orientación adecuada puede resultar peligroso, ya que puede llevar a tomar malas decisiones y convertir algo bueno en algo perjudicial para la salud.

    La tendencia actual está en llevar un estilo de vida saludable. Las dietas estrictas libres de gluten, lactosa y/o carbohidratos y la práctica excesiva de ejercicios se han vuelto prácticas comunes, cada vez más personas deciden adoptarlas como estilo de vida. Pero abusar de estas prácticas puede no ser tan bueno, ya que pueden desencadenar a trastornos alimentarios, físicos y alteraciones de la personalidad.

     

    ¿En qué consiste la vigorexia? ¿Cree que hoy las mujeres son más propensas a sufrir este transtorno? ¿Cuáles son las consecuencias del exceso de ejercicio físico?

    La vigorexia, también llamada Dismorfia corporal o Complejo de Adonis es un trastorno que se refleja en la preocupación obsesiva por la figura corporal. Estas personas realizan excesivo ejercicio físico y se ven a sí mismos distintos a lo que realmente son, se sienten débiles y sin ningún atractivo físico. Crean rutinas físicas, nutricionales y comportamentales para aumentar el desarrollo de la masa muscular.

    Además desarrollan una obsesión por mediciones que comprueban ese aumento, como medirse y pesarse constantemente.

    Si bien este trastorno afecta fundamentalmente a hombres, existe un aumento del número de mujeres vigoréxicas. Esto se debe a la influencia ejercida por factores socioculturales y educativos, los patrones de belleza modernos, el culto al cuerpo y la baja autoestima.

    La práctica excesiva de ejercicio, puede generar alteraciones de la personalidad, en la nutrición y en el metabolismo, abandono de las relaciones laborales y sociales, también puede generar hipertrofia, deformaciones óseas, bajo rendimiento y frustración. Además, suele estar  acompañado del consumo de suplementos y compuestos farmacéuticos, que llegan a ocupar una gran parte de la dieta, incluso llegando a sustituir alimentos. Los anabolizantes y otras sustancias derivadas pueden producir efectos secundarios que afectan de mala manera al objetivo planteado.

    Foto: Instagram

    ¿Considera que puede haber ciertas características de ortorexia en las dietas que hoy están de moda (tendencia a eliminar harinas, carnes, preponderancia de frutas y verduras)? ¿En qué se distingue este trastorno?

    Sí, las dietas muy estrictas y desequilibradas, que tienen su auge en la actualidad, tienen relación con la ortorexia. Ya que estas dietas predisponen y hacen más fácil el desarrollo de este trastorno.

    La ortorexia es un término relacionado a una obsesión enfermiza por comer saludable. Comienza como un simple propósito de comer sano y pasa a ser una compulsión por la calidad y pureza de los alimentos. Afecta a hombres y mujeres, que llegan a esta situación por el deseo de estar delgado y saludable.

    Generalmente detrás de la ortorexia suelen encontrarse problemas de personalidad, baja autoestima, trastornos obsesivos, inseguridad o inmadurez.

    En estos casos el excesivo cuidado por el estado de salud y por llegar a una dieta correcta, puede llevar a excluir de la dieta alimentos fundamentales y lo que empieza por ser una práctica saludable termina por ser perjudicial para la salud.

    Las personas que poseen este problema no consumen grasas, no comen carne, cerdo y pollo (pues tienen hormonas), ni vegetales cultivados en abonos químicos y pesticidas, evitan los hidratos de carbono, los lácteos, yema de huevo, sal y otros alimentos fundamentales para una
    dieta sana y equilibrada. Se muestran obsesionados por excluir de la dieta el colesterol, triglicéridos, los conservantes, colorantes. Tantas restricciones pueden tener efectos
    dañinos a la dieta.

    Llevar a cabo este tipo de alimentación sin los debidos consejos e indicaciones del especialista en nutrición, puede causar estados carenciales y desequilibrios.

    Foto: Instagram

    ¿Cómo influye en las personas estar en constante exposición a imágenes de un estilo de vida deseable con cuerpos marcados y platos saludables?

    La constante exposición a imágenes de estilo de vida saludable, cuerpos delgados y marcados, presente de manera frecuente en materiales publicitarios pueden ser potencialmente dañinos para las personas, generando problemas en la salud física y mental, en especial para los adolescentes, ya que se encuentran en formación, y por ende, son los más susceptibles.

    La publicidad pone énfasis en los atributos físicos; y las personas tienden a basar sus elecciones de acuerdo a lo que aparecen en los medios de comunicación o en las redes sociales, valoran la delgadez como atractivo físico y fomentan al cuerpo ideal como una forma de éxito y aceptación social, afectando negativamente la salud, el autoestima de las personas y además crean estereotipos que fomentan la discriminación de las personas que no cumplan con los estereotipos.

    ¿Qué medidas serían útiles para contrarrestar los efectos nocivos que emanan?

    Como medida preventiva es fundamental la educación para la salud y así evitar que la alimentación y la actividad física se conviertan en el centro de todo y rechazar la idea de que el valor de cada uno depende del aspecto físico.

    Se debe contrarrestar el efecto nocivo que genera el ambiente, que incide con fuerza en el comportamiento produciendo ansiedad, falta de autoestima y trastornos en las personas que no se ajustan a un formato que venden los medios.

    Como se mencionó, la publicidad puede influir en las costumbres y actitudes de la población de una manera nunca antes imaginable, por ello se deben utilizar los medios masivos para proporcionar a la población información confiable y basada en evidencias científicas, y así dar una visión crítica de este gran tema que es una problemática para la sociedad.

    Foto: Pinterest

    ¿Hasta el momento se conoce alguna campaña pública que se haya hecho?

    En algunos países como México, Chile y España ya realizan campañas para la prevención de los trastornos de la conducta alimentaria, en nuestro país las mismas aún son escasas. Desde los sectores públicos, profesionales y las sociedades científicas deberían fomentarse este tipo de campañas publicitarias informativas, de concientización y prevención de estos trastornos, ya que afectan cada vez más a nuestro país.

    ¿El consumo de anabólicos mejora el rendimiento físico?

    Primeramente, las sustancias que se utilizan para aumentar el rendimiento deportivo se conocen como suplementos deportivos. Dentro de este grupo encontramos los suplementos alimentarios, preparados especialmente para suplementar la dieta con fines saludables y contribuir a mantener o proteger estados fisiológicos, siendo los más consumidos los hidratos de carbono, las proteínas y aminoácidos, los lípidos, vitaminas, minerales y sustancias de origen vegetal.

    La forma de preparación es variada, como alimentos sólidos, bebidas o concentrados y dosificados.

    El uso de suplementos deportivos es común tanto en los deportes de competición así como en los centros de musculación y fitness, siendo cada vez más fácil tener acceso a estos productos.

    La gran variedad de suplementos disponibles unido al aumento de la competitividad y las exigencias actuales impulsa cada vez más a las personas a consumirlos. No todos estos suplementos que se encuentran en los gimnasios y tiendas especializadas han demostrado su eficacia, además se debe tener en cuenta que así como presentan efectos beneficiosos también están los efectos perjudiciales si no se toman adecuadamente.

    Foto: Pinterest

    Lo más importante resaltar es que el uso debe ser correcto y siempre debe estar guiado por un profesional de la salud, de preferencia deben ser Nutricionistas ya que son los profesionales preparados para acompañar y guiar las suplementaciones en los casos que sean necesarios.

    Además las indicaciones deben ser personalizadas de acuerdo a las necesidades nutricionales de cada individuo. No todas las personas tienen los mismos requerimientos, esto sólo puede ser definido luego de una evaluación adecuada.

    Por otro lado, se encuentran los Anabólicos esteroides androgénicos, estas sustancias son la versión sintética de la hormona masculina testosterona. Anabólicos por construir masa muscular, esteroides por su raíz hormonal, y androgénicas por promover la masculinización. Forman parte de las drogas ergogénicas o drogas de performance. Promocionados por los medios han saltado de los deportes de competición y se instalaron entre los ciudadanos comunes, que buscan el ejercicio saludable para vivir mejor.

    La dosis utilizada erróneamente en los centros no especializados, llega a ser de 10 a 100 veces mayor a la recomendada en caso de necesidades médicas. El consumo de megadosis busca el rápido incremento de la masa muscular, así como mayor fortaleza y resistencia al entrenamiento intensivo. Estos consumidores suelen desconocer los trastornos irreversibles que pueden ocasionar, como los riesgosos efectos colaterales a nivel cardíaco, musculo-esquelético, sexual, genital, capilar, hepático, renal y se suman a estos los bruscos cambios de humor.

    Foto: Pinterest

    ¿Cuáles son los comportamientos asociados a este trastorno?

    Generalmente los consumidores de los anabólicos padecen de estados de nerviosismo extremo, sentimientos de invencibilidad, celos paranoides con episodios de violencia extrema por el descontrol impulsivo.

    También suelen generar profunda depresión reactiva al suspender la ingesta, pues el cuerpo reduce a su tamaño inicial. El síndrome de abstinencia genera los mismos síntomas observados
    durante el consumo. Esto puede generar el consumo de antidepresivos o la vuelta al
    consumo de anabólicos que va sellando el camino a la adicción.

    La población parece desconocer los estudios que muestran que entre el 2 al 10 % de los consumidores de anabólicos pueden desarrollar síntomas neuropsiquátricos, sin que exista predisposición y por razones aún desconocidas. Muchas veces su conducta se vuelve una amenaza para sí mismos y para el entorno social.

    Si bien estas sustancias tienen indicación médica para casos precisos, la venta masiva para satisfacer la demanda de quienes lejos del deporte de competición los elige para acceder a un cuerpo musculoso como el ideal de la sociedad. Este consumo con finalidad estética es la que pone en riesgo la salud de las personas que se automedican sin control, a veces por desconocimiento de los riesgos que esto genera.

    Foto: Pinterest

    ¿Qué le recomendaría a las personas que realizan actividad física con respecto a la alimentación y al cuidado del cuerpo?

    Me parece que como en todo, lo mejor es la educación. Es esencial el papel de las escuelas con la educación alimentaria y sobre todo de los padres para fomentar la autoestima desde niños y prevenir cualquier tipo de trastorno que haga que no estén a gusto con su cuerpo.

    Además creo que se debe restar importancia a aquellas campañas en las que se exalta la figura femenina o masculina de una determinada manera, logrando así que cada cual se acepte tal como es, ya que la verdadera belleza se encuentra en el interior.

    La clave de una buena salud se basa en el equilibrio. Si decidimos por cualquier tipo de dieta o estilo de vida nuevo siempre debe ser de forma responsable, equilibrada y acompañada del personal competente capacitado. Tanto si dejamos de cuidarnos como si intentamos ser demasiado saludables podemos llegar a convertir estos malos hábitos en una enfermedad o un trastorno que nos causará más problemas que los que teníamos al principio.

     

    **Marcela Cardozo. Consultorio Gonminiot.
    Lic. En Nutrición Reg. N 439. Esteticista Reg. N 1301. Asesora de imagen.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: