¿Por qué comemos más dulces en invierno?

  • Si no podés resistirte a comer facturas o dulces en una noche fría, no sos la única. La mayoría de las personas se dan uno que otro gustito y ésto tiene su explicación. Por eso, todas las semanas, una nutricionista responderá las dudas de las lectoras de Ella. ¡Animate y participá!

    Compartir:

     

    Al momento de seguir una dieta equilibrada para mantener el peso saludable o buscar bajar esos kilitos demás, siempre surgen dudas y preguntas. ¿Puedo comer esto, puedo beber aquello?

    Pensando en eso, Ella invita a la nutricionista especializada en Nutrición Deportiva, Betharram Scarone Casco* a responder consultas de las lectoras, semanalmente.

    Si querés mandar tu pregunta, hacelo al email: staff@ella.com.py y encontrarás la respuesta, en nuestra web, la próxima semana. ¡Animate y participá!

    Muchos deportistas ligados al running y al fitness dejan de consumir productos sin gluten, mismo si no son celiacos. ¿Es eso perjudicial o realmente beneficioso para la salud?

    Es una decisión personal el consumo o no de ciertos grupos de alimentos, algunos lo dejan de lado porque le provoca pesadez, retención de líquidos o molestias en el momento de la competencia. Lo perjudicial a la hora de hacer un plan de alimentación sería no adecuar a las necesidades energéticas que requiera el paciente, sustituyendo los carbohidratos provenientes de los panificados y productos con TACC (Trigo, avena, cebada, centeno) por otros como arroz integral, papa, batata, mandioca.

    Actualmente, existe toda una polémica sobre los supuestos efectos nocivos del consumo de lácteos -provenientes de la vaca-. ¿Es real o como todo… depende de la cantidad que ingerimos?

    Como nutricionista, no existe alimento malo, sino mal distribuido y racionado. La leche es fuente de aminoacidos esenciales entre ellos: la isoleucina (necesaria para la formación de la hemoglobina y para estabilizar y regular los niveles de energía y de glucosa en sangre), la leucina (que promueve la cicatrización del tejido muscular, la piel y los huesos) y la lisina, que tiene como función garantizar la absorción adecuada de calcio y, al igual que la valina, también presente en la leche, mantener un equilibrio adecuado de nitrógeno en los adultos. Además, la lisina ayuda a la producción de anticuerpos y a la formación del colágeno que constituye el cartílago y el tejido cognitivo, además de proporcionar acidos grasos saludables, vitaminas, prebioticos, etc.

    La Organización Mundial de la Salud advierte que un consumo excesivo de leche de vaca puede desencadenar problemas de riñón y aumentar el riesgo de anemia. Por otra parte, también son muchas las personas expertas (como Josephine Wills, Directora General del Consejo Europeo sobre la Alimentación) que defienden este alimento, destacando el poder nutritivo y asegurando que su consumo moderado no solo no genera enfermedad alguna, sino que favorece los principios de una nutrición equilibrada.

    Es razonable entender que tanto el desarrollo de una enfermedad como el hecho de disfrutar de una salud impecable no dependen de un solo alimento, sino de una serie de hábitos o costumbres alimenticias que hacen que la balanza se decante hacia la salud o la enfermedad. Una pequeña cantidad de leche al día o a la semana pude resultar un auténtico placer al gusto y, si mantenemos un plan de alimentacion equilibrado de nutrientes y un estilo de vida activo, no tiene por qué suponer ningún trastorno para la salud.

    ¿Por qué en otoño/invierno tenemos más ganas de comer dulces?

    Cuando la temperatura de nuestro cuerpo disminuye, el apetito se estimula, dando sensación de hambre o antojo a alimentos calóricos (dulces en general, pastelería o frituras). De esta manera es común que empecemos a buscar alimentos y a comer más de lo que acostumbramos cuando hace calor. Esto pasa porque al comer, se aumenta la temperatura de nuestro cuerpo y de esta forma permanecemos “calentitos”.

    El efecto del aumento de la temperatura corporal por el consumo de alimentos se llama termogénesis. Cuando pasan de 30 a 60 minutos después de haber comido, nuestro cuerpo produce un 10% más de calor en comparación de cuando se tenía el estómago vacío. Esta subida de temperatura se da en primera instancia por la liberación de energía durante la digestión, esto significa que los alimentos no sólo aportan energía a través de sus calorías, sino que también aumentan la producción de calor.

    El maní: ¿se puede comer todos los días o solo si estamos sometidas a rutinas de ejercicios diarios?

    El maní es un fruto seco que contiene altos valores de grasas «buenas» y antioxidantes ya que posee vitamina E, en muchos casos supera a las frutas en sus beneficios para la salud por su alto poder antioxidante. El consumo regular de maní ayuda a prevenir enfermedades cardíacas, reduce el colesterol y hasta contribuye a bajar de peso, ya que proporcionan sensación de saciedad y altas dosis de energía, haciendo que la persona coma menos. Lo ideal es que la porción sea la adecuada ya que difiere en cada persona según su actividad física, edad, sexo, peso.

    ¿Es verdad que el vino ayuda a la salud cardiovascular? ¿Cuánto se permite beber a la semana?

    El vino tinto contiene varios compuestos llamados flavonoides, antioxidantes y polifenoles, incluyendo uno llamado resveratrol el cual tiene beneficios para la salud. Sin embargo, tomar alcohol en exceso puede ser perjudicial para la salud, por lo que se deben equilibrar los posibles beneficios con los posibles riesgos para determinar cuánto tomar semanalmente esta bebida, en general recomiendo a mis pacientes mujeres como máximo una copa de 160 ml y 300 ml para los hombres, pero no todos los días, 2 a 3 veces (máximo) a la semana es suficiente para darse el gustito.

    *Betharram Scarone Casco es licenciada en Nutrición por la Universidad del Norte. Cuenta con la Certificación Internacional en Antropometría ISAK Nivel 1. Es especialista en Nutrición Deportiva y Entrenamiento.

    Teléfono: (0981) 529-377

    Email: betascarone@gmail.com.

    Facebook: Nutricionista Betharram Scarone.

    Consultorio:  Celsa speratti 3873 casi Radio Operadores del Chaco, Asunción.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s): , ,

    Más notas: