¡Piojos no!

  • Simples medidas para evitar el contagio de piojos

    Compartir:

     

    Es típico que cuando estamos en etapa escolar las comunicaciones del tipo “se ha detectado un caso de pediculosis en el curso” se vuelven frecuentes. Y como locas compramos todo tipo de shampoo y cosas para eliminar esos bichos de la cabeza de nuestros hijos.

    El colegio es el lugar de mayor proliferación de piojos por la gran cantidad de niños que hay. El contagio es directo, de cabeza a cabeza o por el uso de una peineta o goma de alguien que presente liendres o piojos. Debemos aclarar que los piojos no vuelan, no saltan y no transmiten enfermedades, pero son super molestosos y antiestéticos.

    A continuación, les dejamos algunas simples medidas para evitar el contagio de piojos y liendres en el colegio:

    1.- Lo primero es siempre intentar explicarles a nuestros hijos qué son los piojos y cómo es posible que ocurra el contagio. Lo ideal es que el colegio hiciera lo mismo, para que, tanto los niños como los papás, podamos evitar situaciones de contagio.

    2.- Por parte del colegio (y cómo lo hacen a menudo) es necesario que comuniquen de manera inmediata si existe algún brote. Por nuestra parte, debemos avisar al colegio si encontramos liendres o piojos en nuestros hijos.

    3.- Decirles y aconsejarles a nuestros niños que no presten sus gorros, bufandas,  gomas, cintillos, cepillos o cualquier objeto personal que vaya en contacto con el pelo.

    4.- En el caso de las niñas es recomendable que vayan con el pelo bien tomado al colegio y los niños (sobre todo en edades más pequeñas) tengan el pelo bien corto.

    5.- No creamos que un brote de piojos es por falta de higiene. Si existen casos de pediculosis en el curso, es simplemente porque el piojo es escurridizo y encontró el lugar para vivir y reproducirse. Un niño puede contagiar a muchos otros.

    6.- Los piojos viven hasta 48 horas fuera dl ambiente propicio que da la cabeza y el pelo, por lo que si existe un brote, las medidas de higiene deben ser extremas: la limpieza de la sala debe ser exhaustiva, cambiar las sábanas de la casa, ventilar almohadas, lavar toallas y hervir cepillos. Incluso, los piojos pueden sobrevivir en el agua de la piscina.

    Los piojos no aparecen por falta de higiene y no distinguen entre nadie.  Tratemos de evitar el contagio, pero si ya ocurre no entremos en pánico y actuemos rápidamente, avisando al entorno y evitando que se expandan.

     

    Fuente: www.mama2punto0.cl

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: