Lo que las orejas dicen de tu salud cardiovascular

  • Los detalles son los que marcan la diferencia, en este caso, se trata de las orejas y sus características; un estudio presentado en el Congreso de Enfermedades Cardiovasculares, en Santiago de Compostela, determina que tener un pliegue diagonal en el lóbulo de ambas orejas constituye un marcador de enfermedad cardiovascular.

    Compartir:

    Tener un pliegue diagonal en ambos lóbulos de las orejas está directamente relacionado con sufrir infarto e ictus; así lo establece un estudio que se ha presentado en el Congreso de Enfermedades Cardiovasculares SEC 2014, que se celebra en Santiago de Compostela.

    La doctora Claudia Rodríguez-López, del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Autónoma de Madrid y primera firmante del trabajo, matiza que “el pliegue considerado como marcador de enfermedad cardiovascular es aquél cuya inclinación tiene 45º en ambas orejas”.

    Un pliegue peligroso para el corazón

    Esteban López de Sá, cardiólogo del Hospital La Paz de Madrid y uno de los autores del trabajo, señala que tras la realización del estudio se comprobó que “el 48,9% de los pacientes con antecedentes de accidente cerebrovascular y el 45,8% de los sujetos con antecedentes de infarto, presentaba este pliegue”.

    Sin embargo, la tasa disminuía al 27’8 en los sujetos sin antecedentes de ictus y se reducía a la mitad en aquellos sin infarto, siendo del 28,2%, explica el especialista.

    Para llegar a estas conclusiones se analizó a 300 sujetos cuyas orejas fueron fotografiadas y clasificadas según las características del pliegue: bilateralidad, inclinación, longitud y profundidad. Después se analizó su historial clínico para relacionar a aquellos que tenían antecedente de enfermedad cardiovascular (infarto o ictus). De los sujetos estudiados, el 31% presentó pliegue diagonal en el lóbulo (PDL).

    La oreja y la nariz son los únicos órganos que crecen durante toda la vida, por ello, cuando una persona padece enfermedad arterioesclerótica también sufre pequeñas lesiones vasculares en diversas zonas. Si se dan este tipo de lesiones en la oreja, se produce un crecimiento desigual fomentando el pliegue.

    López de Sá sostiene que el estudio prueba que “la forma del lóbulo de la oreja puede indicar al médico a simple vista que la persona podría padecer una enfermedad cardiovascular o múltiples factores de riesgo cardiovascular”.

    Asimismo, el especialista recomienda a todas las personas que tienen el pliegue y no han sido diagnosticadas de enfermedad cardiovascular, acudir a revisión porque “es probable que sean hipertensos, diabéticos o hipercolesterolémicos y, por lo tanto, necesiten tratamiento para controlar estos factores de riesgo y prevenir así futuras complicaciones cardíacas”.

    Composición fotográfica realizada por EFEsalud con dos fotografías cedidas por la SEC.

    Composición fotográfica realizada por EFEsalud con dos fotografías cedidas por la SEC.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: