¡Limpiá tus riñones!

  • De forma natural seguí este tratamiento a base de perejil.

    Compartir:

     

    Pasan los años y nuestros riñones siempre están filtrando sangre, quitando la sal, el veneno, cualquier cosa dañina y que esté en nuestro sistema. Con el tiempo la sal se acumula y esto necesita un tratamiento de limpieza, y ¿cómo vamos a deshacernos de ésto?

    Es muy sencillo, primero tomá un puñado de perejil y lávalo muy bien, después cortalo en pedazos pequeños y colocá dentro de una olla y agregá agua limpia (1 litro) y hervilo por diez minutos, dejalo enfriar, lo pasas por un colador a un recipiente limpio y lo llevás a la heladera.

    Tomás un vaso diariamente y verás que toda la sal y las impurezas acumuladas comenzarán a salir.

    El perejil es conocido como el mejor tratamiento para limpiar los riñones ¡y es natural!

    Propiedades y elementos nutritivos del perejil:

    * Es un potente antioxidante: rejuvenece la piel

    * Contiene betacaroteno

    * Rico en minerales como calcio, fósforo, hierro y azufre.

    * Rico en clorofila: combate el mal aliento, ayuda a depurar el cuerpo de toxinas y grasa excesiva.

    * Rico en vitamina C: previene el cáncer, los cardíacos y las cataratas e infecciones, y ayuda a fortalecer el sistema inmune del cuerpo.

    * Por ser rico en calcio, es muy adecuado en dietas para combatir y prevenir la osteoporosis y durante la menopausia. Es muy benéfico para los niños y deportistas.

    * Es diurético: ayuda a eliminar líquidos en forma natural. Por esta cualidad se utiliza en dietas para tratar la hipertensión y para la salud de los riñones.

    * Su alto contenido en vitaminas y minerales lo hace ideal para combatir y prevenir anemia, anorexia, debilidad general, fatiga, cansancio físico y mental.

    * Ideal para fortalecer el cabello y las uñas.

    * Muy bueno para combatir problemas de la piel.

    * Útil contra úlceras.

    * Del perejil se extrae un líquido aceitoso llamado Apiol, el cual se una contra las fiebres intermitentes y las neuralgias.

    Pero recordá consultar siempre al médico ante cualquier duda.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: