Atención con los mosquitos chikungunya

  • El Ministerio de Salud de Paraguay instó a los ciudadanos a eliminar los criaderos de mosquitos tras las recientes lluvias para prevenir la expansión de los virus del dengue y la entrada al país del chikungunya.

    Compartir:

    Según el Ministerio, las precipitaciones y el movimiento poblacional hacia áreas de circulación del virus del dengue son factores que favorecen la procreación del mosquito aedes aegypti, que trasmite ambas enfermedades.

    El Gobierno paraguayo pidió a la ciudadanía no bajar la guardia y persistir en el control de los criaderos, desechar toda agua estancada de recipientes y objetos en desuso que puedan acumularla para evitar la propagación de mosquitos, como principal medida de prevención.

    Recomendó revisar periódicamente canaletas, registros, macetas, platos de animales, floreros, fuentes ornamentales, botellas, neumáticos, piscinas y tanques elevados sin tapa y mantener herméticamente cerrados los envases del agua que va a ser consumida.

    El Ministerio de Salud da por sentado que el virus chikungunya llegará al país y por ello prepara un plan de respuesta y capacitación para «disminuir la ansiedad que pueda producir una epidemia.

    Según los últimos datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el número de casos sospechosos en el continente ascendió a más de 185.000 hasta el pasado 20 de junio desde diciembre de 2013, cuando se constató la presencia por primera vez del virus, que ha causado 21 muertes.

    El brote se concentra en las islas caribeñas, en particular República Dominicana, con 89.738 casos sospechosos.

    En Panamá, Cuba, Venezuela, Chile, Brasil, Chile y Estados Unidos se han registrado casos «importados» de personas infectadas tras viajar a los países donde tiene lugar el brote.

    El Chikungunya, cuyo nombre significa «retorcerse» en la lengua Kimakonde, apareció por primera vez en Tanzania en 1952 y desde allí migró al resto de Africa y Asia, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

    Sus síntomas son parecidos a los del dengue, por lo que puede confundirse con él, y dado que no estuvo presente antes en América sus pobladores no cuentan con resistencia al virus.

    Los infectados sienten fiebre y dolor de articulaciones, y aunque la mayoría de ellos se recupera totalmente, en personas mayores también puede agravar otras dolencias y provocar la muerte, de acuerdo con la OMS. EFE

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: