Evitá envejecer a causa del alcohol

  • Las bebidas alcohólicas no solo dañan la salud y estéticamente no nos favorece, sino que también tiene un grado de culpa en el envejecimiento prematuro.

    Compartir:

     

    De seguro sabes y en más de una oportunidad te diste cuenta de que luego de beber cerveza «socialmente», aumentaste de peso o simplemente tuviste cierta hinchazon abdominal, pues bien no solo te afecta de esa manera sino que también contribuye al envejecimiento.

    En Salud Hoy se exponen los daños más notorios que realiza el alcohol sobre el cuerpo y lo compartímos con vos en esta nota:

    – Piel: El alcohol deshidrata la piel y le quita nutrientes, haciendo que se vea opaca y cansada. Además, dilata los vasos capilares del rostro y estos forman pequeñas redes de venas.

    – Cabello: No estar hidratado apropiadamente también afecta el pelo, dejándolo seco y quebradizo. Tomar demasiado además puede reducir los niveles de hierro y causar pérdida del cabello.

    – Falta de sueño reparador: Los tragos antes de dormir pueden afectar los ciclos naturales del sueño o crear la necesidad de levantarse al baño durante la noche, lo que lo dejará cansado al día siguiente.

    – Uñas: Tener buenas uñas depende del consumo de nutrientes y agua. Si sus uñas son quebradizas puede ser una señal de que está tomando demasiado alcohol.

    – Peso: El alcohol no sólo está repleto de calorías que no tienen ningún valor nutritivo, sino que no contiene nutrientes esenciales y puede bajar el nivel de azúcar en la sangre, lo que lleva a sentir hambre y al riesgo de comer en exceso.

    Se pueden estas medidas:

    – Límite al daño: la mejor manera de reducir el efecto de envejecimiento que produce el alcohol es, por supuesto, reducir la cantidad que se consume.

    – No tomes con el estómago vacío: Comé bien y fijá un límite de cuánto vas a tomar antes de empezar. Cuando vayas a salir, llevá una cantidad limitada de dinero para gastar en alcohol.

    – Mantenete bien hidratado: No uses el alcohol para saciar la sed; es un diurético, de manera, que será peor. Alternar entre bebidas alcohólicas y no alcohólicas puede ayudar a reducir la cantidad que se consume y a mantenerse hidratado.

    – Optá por bajar las calorías: Usá mezcladores con pocas calorías o dietéticos. Si mezclas vino con soda, te durará más. Pedí tragos sencillos en cambio de dobles o copas pequeñas de vino en vez de grandes y se podrá ahorrar hasta 100 calorías.

    – No te apures: No te sientas presionada a tomar tanto o tan rápido como los demás. Tomá sorbos pequeños y disfrutá del sabor.

    – ¡Cuidado con las picadas!: Alejate de las picadas saladas como las papas fritas o nueces, pues te darán más sed y contienen muchas calorías: un puñado de maní tiene unas 260.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: