Consecuencias de la mala alimentación

  • La mala alimentación trae consigo consecuencias graves en la salud y en el desarrollo del cuerpo. Los hábitos alimenticios como las comidas chatarras son los principales causantes.

    Compartir:

     

    El acelerado mundo en el que vivimos lleva a las personas a consumir comidas que aportan poco y nada a la salud del organismo, entre ellas se encuentran las comidas rápidas como hamburguesa, panchos y sándwich.

    El consumo de frutas y verduras quedo de lado en la lista de menú de las personas. En ocasiones, las consecuencias de la mala alimentación, son irreversibles. Las consecuencias pueden ser desde la aparición de granitos hasta la manifestación del estomago a través de la boca, según la revista Alimentación Sana.

    1. Boca y el mal aliento: en este punto no solo se debe a la mala higiene dental, es signo de la mala alimentación y de la salud que incluyen otros factores como problemas de encías, caries, infecciones de nariz o garganta, dieta inadecuada, estreñimiento, fumar en exceso, bacterias extrañas en la boca, mal funcionamiento del hígado, indigestión, mala digestión de proteínas, gastritis, estrés, etc.

    El primer paso para combatir este problema es necesario lavarse los dientes y la lengua después de levantarse y después de cada comida, y consumir jugos de verduras verdes con clorofila, vitamina A y del complejo B le ayudarán a combatir infecciones por que limpian la sangre y el colon.

    El ajo actúa como antibiótico destruyendo bacterias extrañas en boca y colon. Masticá zanahorias crudas y tostadas sin freír para limpiar los dientes y perejil, hojas de menta para el mal aliento, no olvides el uso de hilo dental.

    Consumí yogur, mejora la flora intestinal lo que ocasiona el mal aliento. Es necesario evitar el exceso de azúcares.

    2. El estómago: Para evitar las frecuentes molestias estomacales es importante comer despacio, raciones pequeñas y ligeras en cada comida. Es recomendable no hacer ninguna actividad fuerte después de comer porque dificultará la digestión.

    Si padecés de gastritis tomá jugo de 1/4 de repollo en ayunas por una semana. Para las úlceras repollo, ajo y el zinc.

    3. El corazón: Órgano vital y susceptible a deteriorarse por agentes externos y ambientales. Consumí alimentos que contengan antioxidantes como vitamina A, C, E y selenio. Y alimentos ricos en vitamina D y potasio ayudan a la función del corazón.

    Ademas se debe consumir vegetales de hoja verde, brócoli, zanahoria, pimiento, banana, papa, frutas cítricas, melón, guayaba, fresas, kiwi, pescado, aguacate, almendras, aceites vegetales, leche, quesos, soja y avena. Si tenés hipertensión, consumí alimentos ricos en calcio.

    4. Para el cerebro y la memoria: Para que la función cerebral se lleve a cabo adecuadamente se requieren suficientes concentraciones de nutrimentos.

    Se debe incluir diariamente alimentos ricos en vitaminas del complejo B, y dejar de lado los alimentos que contienen grasas y enfocarse a comer, arroz, pan y cereales integrales, soja, lenteja, trigo, almendras y nueces.

    Además agregá a tu dieta pescado, pavo, y carne sin grasa. Alimentos ricos en lecitina hígado, huevo, queso, leche, coliflor, papa y zanahoria.

    Es importante hacer ejercicios y caminatas. Maneja tu respiración, (respirá profundo) esto mejora los niveles de oxígeno del cerebro.

    5. La Piel: El deterioro de la piel se relaciona con el consumo excesivo de alimentos muy condimentados, líquidos muy calientes, alcohol, estrés, exceso de calor o de frío.

    Para cuidar la piel se recomienda tomar mucha agua, evitar alimentos fritos, grasa animal, azúcares, chocolates, fumar, causa arrugas, sobretodo en la boca. Evitá el excesivo contacto con el sol (causa re-sequedad, envejecimiento prematuro, manchas, salpullido).

    Consumí ajo, cebolla, espárragos, avena, alimentos altos en calcio y de dos o tres veces por semana coma huevo. Las frutas y verduras con vitaminas A, C, E y selenio, tienen antioxidantes y mantienen la piel hidratada.

    6. Cabello y Caspa: Se debe a un mal funcionamiento de las glándulas sebáceas en el cuero cabelludo, produciéndose más grasa y a un hongo.

    Evitá los alimentos fritos. Su dieta debe contener de 50 a 75% de alimentos crudos, consumí yogur y alimentos ricos en vitaminas del complejo B. Evitá jabones irritantes, cremas y champú muy grasosos y con químicos.

    La pérdida de pelo se puede deber a una mala circulación, enfermedad, radiación, pérdida repentina de peso, deficiencia de hierro y vitaminas, consumo insuficiente de alimentos, estrés, embarazo, diabetes, enfermedad tiroidea, herencia y quimioterapia.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s): ,

    Más notas: