Prevení el cáncer

  • Aproximadamente en el 5% de los cánceres existe un componente familiar hereditario y la exposición a agentes tóxicos en el trabajo puede estar detrás de un 10% del total. El resto, del 80 al 90%, estaría relacionado con el estilo de vida.

    Compartir:

     

    Los hábitos personales representan el porcentaje más alto en la frecuencia de aparición de cáncer (entre todos pueden representar el 50% de los factores relacionados con su aparición). Los consejos para prevenir el cáncer que puedes aplicar ahora mismo son:

    No fumes

    Y mantené tu casa sin humo de tabaco. El humo del cigarrillo que se consume sin aspirar tiene 4 veces más componentes carcinógenos que el inhalado y los no fumadores que conviven en el mismo recinto están igualmente expuestos a estos carcinógenos.

    Mantené la línea

    La obesidad se asocia al aumento del riesgo de cáncer de mama, colon y recto, esófago, páncreas, endometrio o riñón, entre otros.

    Movete

    Realizar con frecuencia actividad física moderada previene entre un 30 y un 50% la aparición de tumores cancerosos.

    Come bien

    Además de llevar una dieta saludable rica en cereales, legumbres, verduras y frutas y reducir el consumo de alimentos ricos en calorías, azúcar y grasa, así como las bebidas azucaradas, recordá que los alimentos carbonizados (a la parrilla, tostados) contienen productos cancerígenos conocidos como hidrocarburos aromáticos policíclicos. Además, la cocción y posterior enfriamiento lento de comidas que mezclan vegetales y carnes (guisos y potajes) genera la aparición de nitrosaminas, que son carcinógenas.

    Alcohol, poco y de vez en cuando

    El consumo de alcohol produce cáncer hepático, sobre todo cuando hay hepatitis y cirrosis, y representa un agente carcinógeno de primer orden en el cáncer orofaríngeo y esofágico.

    Ojo con el sol

    Uno de cada tres nuevos tumores que se diagnostican es cáncer de piel. La exposición a los rayos ultravioleta solares es un factor de cáncer de piel y melanoma, por lo que se recomienda limitar la exposición al sol y usar factores de protección elevados.

    Alejate de los malos humos

    El humo producido por la combustión de material orgánico es cancerígeno, y la contaminación más importante se produce por el hábito de fumar y por la utilización del carbón en la cocción de alimentos y en la calefacción. Además, en las ciudades se une la concentración de partículas y agentes tóxicos de origen industrial, que aumentan los efectos de los carcinógenos. Se estima que cuando la concentración de este tipo de partículas en el aire aumenta un 1%, el riesgo de cáncer de pulmón aumenta un 14 por ciento.

    Detección precoz: una responsabilidad de todos

    Los programas de cribado mejoran de manera importante el pronóstico del cáncer que, a pesar de su incidencia, ha visto cómo crece su supervivencia y se reduce la mortalidad. Recuerda:

    • Las mujeres deben realizarse una citología al año y, a partir de los 40 años deben participar en programas de detección de cáncer de mama;
    • Los hombres, a su vez, deben participar en programas de detección temprana de próstata a partir de los 40 años.
    • Mujeres y hombres, deben participar en programas de detección de cáncer colorrectal a partir de los 50 años.

    Dos consejos más

    Uno para las mujeres: apuesta por la lactancia materna, que reduce el riesgo de cáncer de mama, y limita el uso de la terapia hormonal sustitutiva.

    Y otro para los niños: asegúrate que tus hijos se vacunen contra la hepatitis B y contra el virus del papiloma humano.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: