¿Cómo cuidar el ombligo del recién nacido?

  • El ombligo es la zona más sensible del cuerpo del bebé, su cuidado requiere mucha atención. Consejos para no dañarlo.

    Compartir:

     

    El recién nacido presenta el resto del cordón umbilical y el proceso de desprendimiento se produce sin infecciones y sin dolor, en la mayoría de los casos.

    Se desprenden de siete a diez días después del parto, en caso que el nacimiento sea por cesárea, el proceso de desprendimiento se produce hasta las dos semanas, de doce a quince días, en ocasiones tarda más.

    Luego de su desprendimiento, en el ombligo del bebé quedará una herida abierta que debemos cuidar con mucha delicadeza.

    Los doctores sellan ésta zona con una pinza que debe ser limpiado con una gaza. Por eso es importante mantener protegido y seco.

    Las abuelas aconsejan no bañar al recién nacido para facilitar el desprendimiento de cordón, debido a que se mantendrá seco y ésta caerá más rápido.

    En la actualidad, los doctores recomiendan todo lo contrario, bañar al bebé por completo para evitar la proliferación de bacterias en esta zona. Eso si, secar bien el ombligo luego de lavarlo para evitar infecciones.

    Cómo proceder con el cuida

    El ombligo de un bebé debe cuidarse antes del desprendimiento natural del cordón sobrante. Recomendaciones de Sura.com.

    • Para evitar infecciones, es importante no tapar ni tocar la zona del ombligo del bebé. También, se debe mantener seca y limpia.
    • Cuando vayas a bañar y cambiar al bebé, hacé con las manos completamente limpias. Lávate con agua y jabón antes de tocar, bañar y cambiar al bebé.
    • Dejá que el ombligo se desprenda solo, así veas que está a punto de desprenderse. No lo arranques.
    • Si la zona se ensucia con orina o materia fecal, sacá con una toalla mojada o algodón y con agua tibia.
    • En otras épocas se pensaba que no bañar al bebé era el método más seguro para cuidar el ombligo de un recién nacido. Al contrario, ahora se recomienda no solo bañarlo sino limpiar la zona con algodón remojado con un poco de alcohol.
    • Recordá que el pañal y la ropa que le pongas al bebé no deben tocar ni tapar la zona del ombligo del bebé.
    • Mantené descubierta esta zona mientras el cordón se cae naturalmente.
    • Mientras no se caiga, el baño del bebé debe realizarse con una esponja sumergida en agua tibia.
    • Cuando el cordón se caiga definitivamente, la zona presentará un leve sangrado, esto cesará naturalmente.
    • Días después del desprendimiento del cordón, es importante mantener los cuidados de higiene y limpieza de la zona, ya que todavía existe riesgo de infección.
    • Si la zona alrededor del ombligo se pone roja, sangra, tiene mal olor o presenta pus, es importante llamar inmediatamente al médico.
    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s): , , ,

    Más notas: