Alimentos “happy”

  • Aunque no lo crea, existen alimentos “happy”, que te harán más feliz, más cuando se ha vuelto a la rutina luego de días de descanso.

    Compartir:

     

    La depresión post-vacacional, el regreso a los quehaceres cotidianos luego de días de descanso traen consigo un halo de tristeza, nostalgia e incluso de desgana.

    ¿Qué se puede hacer para combatir esta sensación? Se debe empezar ajustando los horarios, dormir ocho horas y cuidar la alimentación, hay alimentos que ayudan a encontrar el bienestar.

    Para combatir las épocas de astenia o potenciar la felicidad “es importante seguir una rutina de horarios, comer sano, tomar alimentos que llenen de energía y hacer algo de ejercicio para generar endorfinas”, explica Leticia B. Carrera, experta en nutrición del centro estético Felicidad Carrera, menciona EFE Estilo.

    Mediante la dieta se puede potenciar la síntesis de serotonina, un neurotransmisor que regula el estado de ánimo, la llamada hormona de la felicidad, ingiriendo alimentos ricos en triptófano, magnesio, Vitaminas C y B.

    Las frutas y verduras tiene efectos positivos sobre el humor.

    El huevo, la carne, el pescado, aguacate, plátano, los frutos secos, el kiwi y por supuesto el chocolate contienen estas propiedades.
    Las semillas son excelentes porque son ricas en vitamina B, indispensable para la síntesis de endorfinas. Las mejores son las semillas de sésamo y el lino además es rico en omega 3. “Se pueden añadir a un yogur desnatado”, dice Leticia B. Carrera.

    El chocolate, tomado en pequeñas dosis, es bueno para estimular y generar endorfinas porque contiene feniletilamina que devuelve euforia y buen humor. Además tiene magnesio. “Lo ideal es tomar un máximo de una onza al día de chocolate a partir de un 70 % de cacao y preferiblemente en el desayuno o la comida”, cuenta la experta en nutrición.

    Se deben evitar los tóxicos y las bebidas excitantes. Tomar infusiones es otra forma de mantener nuestro estado de ánimo en buenas condiciones, “el hipérico, también llamado hierba de San Juan, es especialmente eficaz para regular el desorden afectivo estacional”, dice Leticia B. Carrera.

    Alimentos a tener en cuenta

    Champiñones. Son una buena fuente de selenio, un nutriente que tiende a dejarse de lado en nuestra dieta. La deficiencia en selenio suele estar relacionada el cambio de humor, concretamente a peor.Es recomendable mantener los niveles adecuados de este mineral, que se ocupa de velar por el estado de felicidad y un bienestar más elevado.

    Fruta. La fruta y la verdura también muestran una conexión directa con la felicidad. Según un estudio publicado en el British Journal of Health Psychology, consumir fruta aporta energía y sensación de alegría no sólo de forma inmediata a su consumo, sino también al día siguiente.

    Frutas, rica en vitamina B6 como el albaricoque, ayudan a reducir los riesgos de depresión entre los más mayores. El zumo de uva combate la depresión y regula el estado de ánimo del cerebro.

    Chocolate negro. El chocolate es un alimento tradicionalmente relacionado con la felicidad, no le faltan motivos. Su alta concentración en antioxidantes de la que hace gala el chocolate negro ayuda a la relajación de los vasos sanguíneos, reduciendo la presión arterial, mejorando la circulación corporal y favoreciendo una sensación de relajación, según la American Chemical Society.

    Las sustancias químicas contenidas en el chocolate pueden, además, replicar la misma sensación que tenemos cuando nos enamoramos.
    Almejas.Se trata de un alimento con bajo contenido en grada, ideal para las dietas de adelgazamiento. Posee un alto contenido en minerales y vitaminas, especialmente en vitaminas del grupo B, destacando la vitamina B12.

    Esta vitamina ayuda a producir en el cerebro dopamina y serotonina, sustancias químicas que están conectadas directamente con el estado de ánimo y las emociones.

    La B12 también está presente en los huevos, los lácteos, las carnes rojas, los pescados y el hígado.

    Nueces. Este fruto tiene un gran poder antioxidante y saciante. Las nueces son, además, grandes aliados en la producción de serotonina y, consecuentemente, de un estado general de calma y felicidad.

    Un estudio de las universidades de Barcelona y Rovira i Virgili concluye que aquellos que consumen nueces, avellanas y almendras de manera diaria – y con moderación – tienen una mayor concentración de serotonina que los demás.

    Además de ingerir alimentos ricos en endorfinas, es importante cambiar algunos hábitos alimenticios que pueden mejorar las emociones. Por ejemplo, no saltarse el desayuno e incluir en él algo dulce, además de cereales ricos en vitaminas del grupo. “Los dulces tiene efectos positivos sobre el humor”, advierte.

    La rutina en los horarios de comidas es fundamental lo ideal es comer alrededor de las 14h y cenar a las 21h como muy tarde. Hacer la última comida del día más tarde hará que se descanse peor, lo que afecta al ánimo.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: