Un paseo por Brooklyn con tacones de infarto

  • Auténticas obras de arte pegadas al suelo, que nos elevan hasta el cielo la feminidad y la autoestima.

    Compartir:

    El mundo desde unos tacones se ve de otra manera. Uno de los objetos más fetichista del guardarropa femenino nos invita a un paseo por el Museo Brooklyn, donde una deslumbrante exposición, bajo el título de “Killer Heels” (“Tacones Asesinos”), muestra verdaderas obras de arte para vestir los pies.

    “Cuando una mujer me pregunta qué pienso de los tacones altos, le invito a que pruebe un par. Si no ve la magia, entonces debe pegarse a Reeboks”, dijo en una ocasión el artesano de los zapatos Manolo Blahnick, presente con un par de sus célebres “Manolos” en esta exposición.

    "Killer Heels" demuestra que estos diseños son auténticas obras de arte pegadas al suelo. Museo de Brookyn/EFE

    «Killer Heels» demuestra que estos diseños son auténticas obras de arte pegadas al suelo. Museo de Brookyn/EFE

    La muestra, que permanecerá abierta hasta el próximo mes de febrero de 2015, desvela el mundo de este provocativo complemento, indispensable sobre cualquier alfombra roja y anhelado desde la más tierna infancia.

    Subidas al cielo

    “Killer Heels” demuestra que estos diseños son auténticas obras de arte pegadas al suelo, que elevan hasta el cielo de la feminidad; verdadero diseño de ingeniería e imaginación que merece un espacio en el museo.

    Un paseo por Brooklyn con el mejor calzado. Museo Brooklyn/EFE

    Un paseo por Brooklyn con el mejor calzado. Museo Brooklyn/EFE

    En el de Brooklyn se puede contemplar una muestra variada de calzado que va desde las creaciones en la Italia del siglo XVI hasta los actuales vertiginosos “stilettos” de Christian Louboutin.

    Un alarde de diversidad que ponen de manifiesto 160 diseños históricos y contemporáneos que dan buena cuenta del derroche de creatividad de Chanel, André Prerugia, Prada, Vivienne Westwood, Alexander McQueen o Iris Van Herpen.

    "Mis zapatos son esculturas",dijo Roger Vivier. Casuccio e Scalera per Loris Azzaro. Museo de Brooklyn/EFE

    «Mis zapatos son esculturas»,dijo Roger Vivier. Casuccio e Scalera per Loris Azzaro. Museo de Brooklyn/EFE

    Considerados como instrumento de poder y expresión artística no solo del creador sino de quien los lleva, el simbolismo de los zapatos de tacón extrafino, de cuña o con un diseño arquitectónico como una torre de Babel sobre la que parece difícil sostenerse es incuestionable.

    Seis cortometrajes inspirados en altos tacones refuerzan la exposición. Un recorrido que cerramos con el recuerdo de una de las mujeres que más partido ha sacado subida a unos tacones: Marilyn Monroe. “No sé quién inventó los tacones altos, pero todas las mujeres le deben mucho”, aseguraba la protagonista de “La tentación vive arriba”. EFE

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: