París despierta con Iris Van Herpen y Fatima Lopes

  • De la experimentación de la diseñadora holandesa Iris Van Herpen al desfile en el cabaré del Lido de la portuguesa Fatima Lopes, la Semana de la Moda de París recorrió diversas creaciones para el otoño-invierno en su penúltima jornada.

    Compartir:

     

    Iris Van Herpen, una de las figuras emergentes del panorama de la moda actual por su experimentación con los materiales y sus puestas en escena, realizó un ejercicio de estilo que tuvo tanta fuerza como para hacer sentir al público incómodo.

    En el centro de la pasarela había tres mujeres en el interior de tres grandes bolsas de plástico y, cuando empezó el desfile, una máquina empezó a absorber el aire del interior, de tal manera que, al hacer el vacío, quedaron suspendidas con el plástico pegado al cuerpo, con un sistema que les permitía respirar.

    «Redescubres tu cuerpo cuando estás en el vacío porque lo sientes de forma diferente, tu mente también está de otra manera», explicó Van Herpen tras mostrar su colección «Biopiracy» (Biopiratería), un concepto que se refiere habitualmente a las apropiaciones indebidas por parte de empresas, mediante patentes por ejemplo, de propiedades que no les pertenecen, como puede ser la medicina natural indígena.

    635295300415947434w

    Fátima Lopes

    La diseñadora ha trasladado este concepto al cuerpo humano, lo que le ha hecho plantearse preguntas sobre a quién pertenece el propio cuerpo.

    Esta colección «mezcla de prêt-à-porter y alta costura» ha construido vestidos que simulan los brillos y el movimiento de una persona al vacío, como las del desfile.

    Han coincidido diseños vaporosos con formas estructuradas y rígidas, minipliegues que parecen branquias y pequeños relieves circulares o elípticos.

    Fátima Lopes

    Fátima Lopes

    La mañana empezó en el emblemático cabaré del Lido, en los Campos Elíseos de París, con la colección otoño-invierno de la portuguesa Fatima Lopes, quien tras haber desfilado en lugares emblemáticos de la capital francesa, como la Torre Eiffel, quiso encontrar un nuevo espacio.

    «No es una colección de Lido en absoluto», precisó a Efe Lopes entre bambalinas y añadió que ha querido establecer una conexión cubriendo con penachos de plumas las cabezas de las últimas modelos.

    Sus diseños se inspiraron en «la naturaleza, los colores tierra, las formas redondas», lo que fructificó en «mezcla de materiales, superposiciones, y (un estilo) muy gráfico», aseguró.
    Las partes de arriba con forma de triángulo con el pico hacia abajo participaron en el espectáculo, que también desarrolló los verdes.

    La Semana de París no sólo vive de desfiles, las presentaciones en los «showrooms» también forman parte de la actividad de la industria.

    En la calle François Premier, enfrente del puente de los Inválidos, presentó su colección de «prêt-à-porter» el libanés Zuhair Murad, conocido por sus modelos de alta costura que han vestido actrices como Kristen Stewart, Catherine Zeta-Jones, Jessica Alba o Jennifer López.

    «Hay mucha demanda de prêt-à-porter», aseguró Murad a Efe, quien explicó que, si bien «hay muchas mujeres que adoran el estilo de Zuhair Murad», no se pueden permitir un traje de alta costura, de ahí la importancia de tener una línea «accesible».

    «Espero que podamos hacer un desfile la próxima temporada», adelantó Murad, quien pasaría a formar parte así del grupo de diseñadores presentes tanto en el calendario de la alta costura como del «prêt-à-porter».

    La colección de otoño-invierno que presentó se inspira en las mariposas y libélulas, lo que se refleja en «las mezclas de colores, los diseños de los bordados y los cortes de los vestidos», explicó.

    La diseñadora portuguesa Fátima Lopes (c) posa junto a un grupo de modelos tras presentar sus creaciones para la temporada otoño/invierno 2014/2015.

    La diseñadora portuguesa Fátima Lopes (c) posa junto a un grupo de modelos tras presentar sus creaciones para la temporada otoño/invierno 2014/2015.

    En su joyería de la Plaza Vendôme, Chanel presentó una nueva versión de su reloj J12, la J12-365, que incorpora una aleación que la casa llama «Oro beis» y, en algunas piezas, también diamantes en el realce y el segundero.

    Los modelos, que oscilan entre los 4.500 y los 15.000 euros, están disponibles en cerámica blanca o negra, un material que Chanel presume de haber implantado en la relojería, dado que antes sólo se usaba como recubrimiento. EFE

     

    Fotos: EFE

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: