Moda europea se abre paso en Chile

  • Empresas de vestuario, calzado y accesorios de Europa y Sudamérica se dieron cita por tres días en Santiago para participar en el International Fashion Show, la primera feria de moda que convoca a productores que desean instalar sus marcas o tiendas en Chile y expandirse luego a la región.

    Compartir:

     

     

     

    Con el auspicio de la Oficina Económica y Comercial de España en Chile y el Ministerio de Economía y Competitividad de ese país, una veintena de firmas extranjeras expusieron entre el 10 y 12 de junio sus colecciones en amplios ‘estand’ instalados en el centro de convenciones Espacio Riesco, en la zona industrial de la capital.

    En cada uno de ellos se podían encontrar zapatos, bolsos, vestidos o lencería, de la próximas temporadas del verano e invierno europeo, las cuales eran exhibidas también por modelos en una gran pasarela instalada al fondo del galpón que daba cobijo a la feria.

    Aunque la exposición estaba abierta a todo público, el interés de los empresarios internacionales era tomar contacto con sus pares locales para negociar la representación de sus firmas en el país o instalarse directamente con boutiques o bajo el alero de una tienda por departamentos.

    Es el caso de la española Lavand, que tiene ya presencia en Estados Unidos y México, pero que está dando sus primeros pasos en Sudamérica, con un vestuario femenino de buena factura y a precios competitivos, en el que destacan telas de algodón con finos estampados y un aire romántico.

    «Estamos creciendo muchísimo a nivel internacional en distintos mercados y creemos que Chile ofrece muy buenas oportunidades, no sólo bajo el concepto de tiendas por departamentos, sino también en el de boutiques», dijo a EFE, Luis Malo, distribuidor oficial de Lavand.

    «El ideal para nosotros es establecernos con una tienda propia en Chile, porque da más imagen y permite desarrollar mejor nuestro concepto», agregó.

    Lavand quiere avanzar rápido en su arribo a Chile y espera contar con una tienda en Santiago para el próximo invierno austral y, si los apuran un poco, algún avance de temporada para la primavera-verano que se avecinan.

    Expectativas similares tiene SMF de Portugal, una empresa familiar de vestuario con 27 años de experiencia que ha tenido una interesante expansión en Europa, penetrando mercados como los de España, Francia, Inglaterra, Grecia y Polonia.

    Su director comercial, Joao Ramos, visita por primera vez latinoamérica y ha escogido Chile como punto de partida para penetrar la región «porque es un país económica y políticamente estable, con un crecimiento sostenido».

    La idea de SMF es obtener un representante específico de la marca en el país, para lo cual ya están negociando con varias tiendas por departamento.

    Una de las características que distinguen a esta marca es que la producción se realiza completamente en Portugal, con diseños y materias primas de ese país, de muy buena calidad.

    Entre su oferta destaca la colección de vestuario femenino para la próxima temporada estival, que reproduce claramente las tendencias europeas con el uso de finos algodones y viscosas, en tonos vivos como amarillo, naranjo, turquesa y el infalible «nude», que da un toque de sutileza y elegancia inigualable a las prendas.

    «Tenemos diseñadores propios en nuestra empresa», cuenta Ramos. «Aunque son prendas bastante exclusivas los precios no son elevados, porque nuestros costos están controlados en una empresa con más de 800 personas».

    Para Diego Franco, encargado del área de manager de las marcas de zapato españolas MariaMare, MTNG y Sixty-Seven, esta ya es su cuarta visita a Chile, mercado que ha ido conociendo poco a poco, pero que despierta su interés para asentarse más definitivamente con un socio local.

    «Buscamos un socio específico para que nos de una estructura y sea nuestra imagen dentro del mercado, que el cliente tenga una visión de que estamos aquí y que estamos para quedarnos», señaló Franco.

    «Hemos venido con tres marcas diferentes representa cada una algo distinto», aludiendo a las líneas de MariaMare y MTNG, que son básicamente de material sintético y fabricadas en China, las que se diferencia de la propuesta de Sixty-Seven, diseñada y elaborada en España en cuero natural.

    A los fabricantes europeos se sumaron también representantes de la industria textil y de vestuario argentina, que desean dar un nuevo impulso a sus exportaciones hacia Chile. EFE

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: