Mujeres «dron» y el estilo británico impregnan Milán

  • Durante la segunda jornada de la Moda femenina de Milán, la casa de moda italiana Max Mara apostó por la estética británica para la mujer de la próxima temporada otoño-invierno, mientras que Fendi se decantó por la mezcla de líneas sofisticadas y tejidos futuristas.

    Compartir:

     

    La colección de Max Mara, que se presentó en la capital lombarda, va dirigida a una mujer que tiene que lidiar con el frío y el gris propio de una ciudad inglesa, por lo que los abrigos y chalecos fueron la piedra angular de la firma italiana.

    Los abrigos tres cuarto, de colores oscuros como el gris marengo y el negro total se sucedieron en el desfile, al tiempo que dejaban entrever faldas de tubo doradas que dieron un toque más festivo a los conjuntos.

    No faltaron los tejidos gruesos, como el príncipe de gales y el mohair, muy presentes en chalecos y piezas de abrigo de la colección, que combinaron a la perfección con los omnipresentes y voluminosos suéteres en cachemir, con una marcada tendencia hacia lo masculino.

    635284925126773708w

    La presencia de americanas con solapas y vestidos ceñidos contrarrestaron la sobriedad de la colección y los colores como el verde musgo, el beige o el camel.

    Una mujer sencilla, desprovista de complementos y que apenas usa bolsos y que camina con juveniles e informales botines acharolados, en dorado y negro.

    Otra de las casas de moda que mostraron su colección en Milán fue la italiana Fendi.

    635284925783693919w

    La casa romana presentó una línea más ecléctica y sofisticada, y planteó una pasarela que simulaba un viaje sideral cuyos tripulantes fueron las mujeres de la marca capitolina que, con una estética «dron» y con altas botas blancas por la rodilla, recordaron a la cinematografía de ciencia ficción de la década de 1980.

    Con esta historia de fondo, las modelos lucieron pieles, que ya son marca de la casa, y vistosos gorros de visón.

    En la colección predominaron los colores absolutos, como el blanco o el negro, aunque también pudieron verse colores vivos como el rosa intenso que, conjuntado con el verde militar, rompía la continuidad de los tonos absolutos.

    La sensualidad y el dinamismo corrió a cuenta de los pantalones cortos y las transparencias mientras que la distinción y la elegancia, la marcaron las orquídeas, que a modo de broche, reinaron en las solapas de los abrigos de visón.

    Otra marca que paseó en Milán fue Just Cavalli, la línea joven de Roberto Cavalli, que impuso una mujer sensual y agresiva, y los estampados animales y militares fueron el común denominador del desfile, en el que destacaron las chaquetas y pantalones pitillos dorados con flecos. EFE

    635284926471346327w

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: