Asunción se viste

  • La explanada de la Iglesia Nuestra Señora de la Encarnación fue el escenario elegido por Asunción se viste para su edición Novias y Madrinas. El esperado evento reunió a diseñadores de la talla de Carlos Burró, Cibeles, Elizabeth Daniel, Pierrot, Chantal Gayet, Martel, Macali, Morena Toro y Karen Daher, y en este resumen te relatamos los mejores desfiles de la noche.

    Compartir:

    Por Patricia Luján Arévalos

    Pasaban de las 20.00 y la audiencia ya estaba inquieta, pues la cita era para las 19.00 casi no quedaban asientos libres para el público que seguía llegando. Cientos de personas se reunieron frente a la iglesia para presenciar las nuevas colecciones de diseñadores nacionales, cuyas creaciones girarían en torno al tema Novias y Madrinas.

    La espera llegó a su fin cuando se iluminó la pasarela central, dispuesta en forma de T, y las primeras modelos empezaron a desfilar. El estudio de maquillaje de Caro Benítez se encargó de inaugurar la jornada con una serie de propuestas que mostraban las más grandes tendencias de make-up para novias. Cada una encarnaba un personaje distinto, desde una novia étnica con plumas alrededor del rostro hasta una inspirada en las geishas de oriente.

    Aunque la distancia que separaba a los espectadores de la pasarela era bastante grande, especialmente hacia los lados, fue imposible no notar el gran nivel de detalle puesto en cada look. Las chicas desfilaron al son de la Dj Nati Doljak hasta bajar unos pasos de la escalinata principal de la locación, al final de la cual esperaban los fotógrafos de la prensa.

    Posteriormente, el diseñador Carlos Burró presentó una única pieza, un trabajado vestido de novia que ceremoniosamente recorrió la T central. Cuando Cibeles se adueñó del escenario, una banda encabezada por la cantante Andrea Valobra empezó a tocar Brown Eyed Girl para dar inicio a las pasadas de trajes para madrinas, con una clara tendencia de encajes y mucho, mucho brillo.

    Los vestidos de novia de Elizabeth Daniel no se hicieron esperar. La diseñadora presentó una variedad más bien amplia de estilos, desde románticos hasta más modernos para las futuras esposas, una propuesta bastante interesante que fácilmente se adaptaría a cualquier estilo de mujer. Al final del recorrido, las modelos se juntaron al final de la pasarela para lanzar sus ramos al público que se abalanzó sobre las flores.

    Uno de los puntos altos de la noche llegó con Pierrot, de Emma Viedma. Sus trajes fueron una extensión de la colección presentada en el Asunción Fashion Week, titulada Ensueño de Oriente. La pasión de Viedma por las formas y el color se hizo sentir con hermosos estampados, encajes bordados con lentejuelas y brillos estratégicamente ubicados para resaltar elegantemente la silueta femenina.

    El cierre estuvo a cargo de Fiorella Migliore, quien vistió un romántico vestido de novia cargadísimo de encaje. La falda ancha estaba cubierta por flores, mientras que la parte superior dejaba un hombro al descubierto y la manga opuesta se servía una vez más del encaje para dar movimiento al diseño. Decididamente, una pieza única salida de la mente de la diseñadora.

    Cuando Chantal Gayet se apoderó de Asunción se viste se vieron delicados vestidos de fiesta pensados para madrinas e invitadas. Los colores otoñales fueron, decididamente, los protagonistas de la primera parte del desfile, mientras que la segunda se dedicó a las novias.

    La propuesta nupcial de esta diseñadora estuvo dedicada a las novias jóvenes, con trajes de media pierna y faldas que dejaban asomar las rodillas, vestidos cortos que se salen de lo tradicional, pero que dejan ver el estilo más moderno de Gayet. Los ramos estuvieron a cargo de La Floresta y los tocados fueron creados por Adriana Ortíz, de Casa Novia.

    El toque masculino de la noche estuvo a cargo de Martel. Las pasadas de esta empresa paraguaya se basaron en la comodidad, con looks más relajados que combinaron jeans con blazers sin descuidar los cortes sofisticados de los trajes y sacos para hombres.

    Hacia el final de la noche se develó la colección haute couture de la firma Morena Toro, conocida por innovar el uso del ñanduti en vestidos actuales que se alejan de la imagen folclórica para dar un uso de alta costura a este tejido nacional. Definitivamente, la cereza del postre fueron sus trajes de novia, modernos en corte, pero románticos en esencia. Los trajes cortos también fueron una visión refrescante, especialmente los que combinaron confección típica con flecos, una tendencia muy actual que, utilizada adecuadamente, recuerda al estilo flapper de los años 20.

    Con los desfiles de Macali y Karen Daher culminó esta nueva temporada de Asunción se viste. Para el acceso al evento se pidió a los asistentes que llevaran alimentos no perecederos, que fueron a parar a las arcas del Banco de Alimentos. Un dato a resaltar es que la organización se encargó del hermoseamiento de la Iglesia de la Encarnación, hecho que no escapó a los sacerdotes del templo, quienes se deshicieron en agradecimientos por la buena voluntad de los organizadores. Con éxito, y con ganas de ver una nueva entrega de este movimiento de moda, esperamos a la edición primavera-verano que probablemente llegue en el próximo mes de octubre.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: