Pit bull: una raza incomprendida

  • Recomendaciones para adoptar a cachorros de esta raza.

    Compartir:

     

    Los pitbulls no son más propensos a los ataques que cualquier otra raza de perro. Y es que debido a la prensa negativa que rodea a esta raza, los pitbulls son a menudo etiquetados de «asesinos». Varios factores, algunos ajenos a la propia raza, contribuyen a un perro atacando a otro animal o persona.

    Pero si vamos a creer en la prensa amarilla, los pit bulls estuvieron atacando y mordiendo a las personas a diestra y siniestra y esto no es así. Si bien esta raza de perros tiene un carácter fuerte no significa que sean agresivos si es que desde cachorros son disciplinados, es decir educados y por sobre todo amados como a un miembro más de la familia.

    Así como ocurre con los seres humanos, los primeros meses de la vida de un cachorro son los más importantes. En ese momento se forman las bases, tanto para el comportamiento como para el desarrollo físico de los cachorros.

    A continuación verás algunas recomendaciones importantes para con tu cachorro

    Debes tener en cuenta que este pequeño que ahora se está incorporando a su nuevo hogar pasó toda su primera infancia, hasta hoy, con su mamá y sus hermanos. A partir de hoy, habrá un cambio total del ámbito familiar, compañías y ambiente. Para que los cambios no sean traumatizantes, deberás tomar en cuenta algunos puntos muy importantes, ya que esto será definitivo para la personalidad del cachorro.

    1.  A las pocas horas de llegar al nuevo hogar el cachorrito elegirá un lugar donde descansar en general bajo un mueble o en un rincón y con seguridad no lo cambiara en semanas.

    2.  Prepará ese lugar para que el cachorro, sienta que es su espacio.

    3.  En ese lugar colocá una pequeña manta y un muñeco de peluche (es increíble pero el cachorro toma al peluche como si fuera su hermanito).

    4.  Es recomendable, el primer día, no excederse en el tiempo de juego: más bien, dejarlo que recorra e investigue todo su nuevo entorno.

    5.  Trata de darle la misma cantidad de tiempo todos los días y si es posible el mismo horario, así el cachorro se acostumbrará que a cierta hora es el tiempo de jugar.

    6.  La primera noche definí el lugar donde el cachorro pasará el resto de sus noches.

    7.  Esa primera noche hay que decidir si el cachorro va a dormir dentro o fuera de la casa en el dormitorio o sobre la cama.

    8.  Si se le permite dormir en la pieza o en la cama va a ser muy difícil poder sacarlo de ese lugar en un futuro. Así también hay que definir si es que se le dejará entrar a la casa o no.

    9.  Es importante que desde pequeño se le acostumbre a no ser agresivo cuando está comiendo el dueño puede acercarse, acariciarlo, tocar la comida o quitársela sin que el mismo se ponga agresivo ni nervioso debe hacerse como un juego.

    10.  Cualquier muestra de agresividad debe ser cortada al momento, si quiere morder cuando se le está acariciando debes decirle «¡no!» y tomarlo del cuero del cuello con firmeza pero, sin llegar a lastimarlo, eso se debe acompañar siempre con un «¡no!» enérgico, así irá entendiendo el significado.

    Este punto 10 es muy importante y fundamental para dueños de mascotas de razas fuertes como el Rottweiler etc.

    11.  Recordá que este cachorro, es una criatura sin ningún conocimiento de los peligros y los daños que le pueden causar ciertos elementos como cables eléctricos, bolsas de polietileno, pequeñas pelotas, la piscina, los recipientes con veneno o elementos tóxicos, mucho cuidado con los líquidos para radiadores les encanta tomarlo y son letales para el canino.

    El pequeño cachorro investigará, morderá, y tal vez comerá, cualquier cosa que encuentre en su camino. Es importante dejar fuera de su alcance productos que puedan ser de riesgo.

    Otras recomendaciones para la educación de tu Cachorro.

    1.  Debes armarte de toda la paciencia, para no dejarte llevar por las emociones por las «travesuras» del nuevo integrante de la familia, pues todo lo que busca es jugar y alegrarte. Según el libro «The Everything Rottweiler book» de Margaret Holowinski los perros en general al no entender qué es bueno y qué es malo asocian una acción con «recompensa» (una caricia) o «castigo» (un no enérgico); es decir que forman una relación entre lo que hacen y lo que eso acarrea como consecuencia:

    – «morder las plantas = castigo»

    – «raspar la puerta = castigo»

    – «sentarse cuando dicen ‘sit’ = recompensa»

    – «caminar al mismo ritmo que el amo = recompensa»

    Esto es importante conocer para tener cachorros educados y felices.

    2.  Cuando veas que está haciendo algo que no te gusta o preferís que no lo haga, se lo debes hacer saber inmediatamente. No permitas que tu cachorro te muerda, por más que sea jugando o que aún es inofensivo. Bloquea cualquier tipo de agresión desde pequeño, así evitarás tener que reeducarlo cuando grande. Las razas protectoras tienen un instinto de guardia, al no permitirles ser agresivos usted está educando y de ningún modo el cachorro dejará de ser protector.

    3.  Para corregirlo no le grites, con solo un «no» enérgico bastará para que entienda. Se recomienda tres tipos de castigo, el primero consiste en un sonido que el asociará a una falta leve o a un «no me gusta eso» de parte de usted, para ello puedes utilizar, por ejemplo un «shht!»; el segundo puede ser un «no!» enérgico pero sin ser agresivo; por último el toque: es importante dar toques para que +el interprete que es un castigo el «shht!» y el «no!» ya que si no hace caso a esas advertencias vendrá un toque, el toque nunca debe ser agresivo ni debe tener como finalidad lastimarlo, solamente captar su atención sacándolo del estado en el que se encuentra, haciendo que se calme…, es recomendable que el toque sea en un costado cerca del cuello, con la yema de los dedos de manera enérgica para que no la interprete como una caricia o sacudirlo del cuero del cuello sin lastimarlo.

    4.  Para corregir, nunca uses su nombre cuando le llamas la atención (ejemplo: «no spot!») ya que el nombre él lo asocia a recompensa, llamalo por su nombre solo cuando queres que se acerque, para felicitando o cuando juegas con él.

    Evitá traumas: si ves o escuchas que tu perro se hizo daño resvalando y cayendo, golpeándose o de cualquier otra manera no corras a darle caricias y mimarlo, esa sería la reacción normal si sucede eso con un niño. Con los perros es totalmente contraproducente ya que con eso solo consigue alimentar su trauma. El necesita sobreponerse solo a lo ocurrido.

    Para educar a un perro es fundamental tener calma, auto control y paciencia. Si no se dispone de tiempo o de éstos atributos hay que contratar un entrenador para el menester.

    Es muy importante la corrección y la disciplina: con corrección y disciplina formarás un perro con carácter seguro, emocionalmente estable y de desarrollo físico óptimo.

     

    Foto: www.chickensmoothie.com

    Foto: www.chickensmoothie.com

    Fuente: www.pitbull-paraguay.com

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: