Mascotas también pueden sufrir diabetes

  • Es importante controlar el nivel de azúcar y la cantidad de alimentos

    Compartir:

     

    La diabetes no es una enfermedad propiamente humana, puesto que también puede afectar a las mascotas. Tanto los perros como los gatos pueden presentar la necesidad de tener regulada la cantidad de azúcar en sangre a través de controles diarios y mediante la administración de insulina.

    La falta o carencia absoluta de esta hormona, cuya producción se localiza en el páncreas, es la causa de que la glucosa no sea metabolizada celularmente de forma óptima y, por lo tanto, quede un exceso de la misma en la sangre.

    Un catálogo de síntomas puede dar la voz de alarma haciendo ver que la mascota está teniendo problemas con la glucosa. Algunas de las señales inequívocas son la incontinencia urinaria y, en consecuencia, la ingestión desmesurada de líquido debido a la extrema sensación de sed.

    Cuando estos animales comienzan a desarrollar diabetes demandan que el recipiente en el que beben agua esté siempre repleto. La micción es más elevada que antes, ya que el perro o el gato pueden incluso llegar a orinar durante las noches y en varios rincones de la casa.

    La ansiedad alimenticia hace que la mascota tenga apetito siempre, volviéndose obeso, pero también puede hacer que el animal pierda peso de forma acelerada. Toda esta sintomatología clásica es aplicable a los humanos.

     

    Fuente: www.laprensademonagas.info

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: