Tips para guardar los zapatos

  • Si hay algo que las mujeres amamos y no podemos negar, es que somos amantes de los calzados.

    Compartir:

    Altos, bajos, de verano, invierno, de fiesta, casuales, simplemente amamos los zapatos y el cuidado que les demos garantizará su durabilidad.

    Limpia los zapatos. Guardar zapatos que tengan polvo, suciedad u otros residuos puede hacer que el material con el que estén fabricados se deteriore con el tiempo. Esto sucede, especialmente, en el caso de los zapatos hechos de cuero o de ante, pero siempre es conveniente limpiarlos bien antes de guardarlos. Aunque solo los vayas a guardar durante una noche y pienses ponértelos de nuevo por la mañana, será buena idea limpiarlos antes de hacerlo. Deja que se sequen antes de guardarlos.

    Ordénalos por temporada y finalidad. Si has amontonado todas las botas, los tacones y las zapatillas de correr en una pila y te has acostumbrado a sacar de ahí el par que necesites, es hora de ordenar tus zapatos. Ordenarlos por temporada y finalidad ayudará a mantener el armario organizado y los zapatos en mejores condiciones que amontonarlos en una pila.

    Busca un lugar oscuro y climatizado para guardarlos. Los zapatos se mantienen en condiciones óptimas cuando no quedan expuestos a la luz del sol ni a temperaturas excesivamente bajas o altas. El mejor lugar para guardar los zapatos es un armario fresco y oscuro que no esté repleto de cosas. Si no tienes suficiente espacio en el armario, puedes guardarlos debajo de la cama o en un zapatero junto a la pared de la habitación.

    Guarda las botas bien firmes. Si tienes un buen par de botas que quieras guardar, utiliza un soporte para mantenerlas firmes. Si la caña de las botas queda cayendo hacia un lado, podría deformarse permanentemente después de unos cuantos meses. Si no quieres invertir en soportes para botas, prueba este inteligente truco: utiliza botellas vacías y secas de vino para mantenerlas firmes.

    Evita guardar zapatos que estén mojados. No coloques los zapatos en su lugar de almacenaje, ni siquiera en un zapatero abierto, hasta que no estén completamente secos. Si guardas los zapatos antes de que se sequen, pueden deformarse y acabar oliendo mal. Coloca los zapatos en una zona seca y ventilada para que se sequen totalmente antes de guardarlos.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: