Created by potrace 1.14, written by Peter Selinger 2001-2017

La jardinería y el calor

  • Regar las plantas en horas apropiadas, abonar, y sacar los pequeños pastos que brotan alrededor de las macetas son las claves para mantener el vivero y el jardín en condiciones.

    Compartir:

     

    Las plantas están expuestas al sol, por ello, el riego en horas de la tarde, como las 14:00 o la 15:00, es perjudicial para el jardín. Los errores más comunes que se cometen a diario puede dañar gravemente el crecimiento. “El sol directo no es bueno para todas las plantas, tampoco el exceso de humedad”, dice la web Imujer.

    Seguí estos pasos:

    – Plantá profundo: tené en cuenta el tamaño de la raíz de la planta, no debe sobrepasarse ya que ésta también necesita del sol. Antes de cubrirla con tierra, comprobá que sus raíces no estén demasiado apretadas; de ser así, mejor aflojá y separá un poco.

    – Nutrientes en macetas: es que las plantas necesitan nutrientes, por eso pregunta en el vivero qué tipo de vitaminas o fertilizantes podés añadirles.

    – Controlá: es importante vigilar que las macetas en las que están las plantas cuenten con suficientes agujeros para que tengan buen drenaje.

    – Salvá las plantas: si por algún motivo la planta se secó y crees que está muerta, quizá podés salvarla. Solo tenés que sumergir la maceta totalmente en agua, hasta que deje de hacer burbujas en la superficie.

    – Agua, solo lo necesario:

    Regá temprano en la mañana o a última hora de la tarde para evitar la evaporación.
    Comprobá si la tierra está seca y regala. En caso que esté húmeda es mejor no hacerlo.
    El agua no debe llegar hasta la base de la planta para que las raíces crezcan resistentes a la sequía.
    Nunca riegues las hojas de las plantas, solo la tierra.
    Si tiene hojas amarillas, es probable que te excediste en la cantidad de agua.
    Si las plantas están en macetas, procura que sean amplias y cómodas.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):