«Se puede tener un parto placentero»

  • Leticia Meyer, una mujer que promueve el parto humanizado, habla de las condiciones para el parto natural: «Intimidad, penumbra, tranquilidad y concentración. ¿Por qué no puede ser como el momento de la concepción?», dice.

    Compartir:

     

     

                                                                                                                                                  Por Fátima Rodríguez/

    farodriguez@sd.com.py

     

    “Máxima relajación, tranquilidad,  introspección, confianza,  intimidad” son los cinco elementos que se necesita para el momento del parto, según Leticia Meyer, que cuenta con experiencia en los partos domiciliarios; de hecho, ya tuvo a sus tres niños en su propia casa.

    “Doula” es un término que viene derivado del griego y significa “la mujer que acompaña y da apoyo emocional antes, durante y después del parto”. Leticia es “doula”. “Soy autodidacta pero también asisto a cursos de formación, soy educadora perinatal y doula de postparto. Mi formación la hice en Barcelona, España y Sao Paulo, Brasil”, cuenta.

    Leticia es uruguaya, aunque de padres paraguayos. Después de vivir en España y otros países, volvió a Paraguay para iniciar un centro de ayuda a mujeres que buscan prepararse para un parto natural y fundó 9 Lunas, un lugar donde las embarazadas pueden acceder a cursos de preparación para el parto y nacimiento de su hijo.

    -¿Cómo tuviste a tus hijos en casa?

    -Tuve la suerte de tener acceso a información y a participar en muchos grupos de mujeres, círculos de mujeres, talleres, conferencias, yo estaba muy informada y muy bien preparada para mi primer parto. Entonces, pude tener de la forma que yo quería,  que era natural y en casa. Pero que también escogí tener en la casa porque era el lugar donde yo sabía que podía tener un parto natural, porque sabía que en los hospitales, en aquel momento por lo menos, hace ocho años, para mi primera hija, no iban a respetar mis decisiones. Hoy cambió un poco y también de acuerdo al personal de turno, esto cambia.

    “Aquí está mi doulo o doula”, dice riendo y presenta a al padre de sus hijos. “Él fue quien me acompañó en todo momento,  él también tiene su experiencia, su propia mirada, su propia opinión, él me ayudó sobre todo con la respiración, me acompañó al pie del cañón. Nuestra primera experiencia fue fantástica, sólo fue él y yo”, cuenta Leticia

    -¿Qué hacés como doula?

    -Aquí, hago preparación al parto, pero desde esta mirada: no es un curso más, sino que les doy información a las mujeres para que puedan optar por un parto respetado, una maternidad consciente. Ofrezco mucha información, muchas herramientas, y también invitamos a profesionales psicólogos para preguntar nuestras dudas.

    También una cosa le digo siempre a mis alumnas: no es suficiente con la información. La información está muy bien, pero no es suficiente. Es importante también el equipo médico que nos atienda. Porque podemos tener información, pero si estamos en manos de un ginecólogo que no respeta nuestras decisiones incluso puede ser mucho peor, porque nosotras somos perfectamente consciente de todo lo que nos están haciendo y nos están violentando.

    Entonces, es muy importante que sepamos, pero con la información y todo, vayamos con un ginecólogo y sepamos si nuestro ginecólogo está en la línea que nosotros queremos.

    -Pero en el hospital público, cuando llega una embarazada, le toca el médico de guardia que no siempre es el médico con el que se hizo el seguimiento prenatal…

    -En el hospital público, se tiene la ventaja de que tienen tanto trabajo que a veces, los médicos le dejan tranquila a la paciente, a la mujer, porque tienen que ir a atender a otros, porque son muy pocos para una gran cantidad de mujeres. Entonces, a veces se cuenta con esta ventaja. Incluso, también para el apego precoz: Esto de que te pongan el bebé arriba del pecho inmediatamente…a veces, te dejan en el pecho porque tienen otras cosas que hacer, no porque tienen consciencia del apego…

    -¿Por qué es importante que pongan al bebé arriba de la panza de la madre inmediatamente después de nacer?

    -Para el bebé es lo mejor, cosa que en los hospitales privados es tremendo porque le llevan inmediatamente al bebé, lo separan de la mamá, lo perfuman, lo bañan- por poco lo planchan- y luego lo devuelven a las dos horas y ha pasado el pico de oxitocina. La mamá tiene su mayor pico de oxitocina, media hora después del nacimiento. Por eso es que es tan importante que el bebé permanezca sobre la mamá y en contacto con la mamá inmediatamente después de nacido.

    A veces, en los hospitales privados, de tanto que quieren hacer tan lindo tan lindo, te lo devuelven al bebé a las dos horas y le dieron biberón para calmarlo, porque la criatura quiere mamar, porque su instinto está muy fuerte al nacer: quiere succionar.

    -¿Ayudás a mujeres a tener partos domiciliarios?

    -En estos momentos, por razones logísticas, no estoy realizando acompañamientos de partos domiciliarios. Me es difícil con los tres chiquitos, ya con los cursos y talleres que tengo, no estoy pudiendo, pero en un futuro podría ser.

    -¿Hay profesionales que realizan acompañamientos a partos domiciliarios?

    -Nelly Goiriz es una obstetra que acompaña partos domiciliarios y dependiendo, a veces, ella puede acceder a algunos hospitales.

    -¿Cómo es la receptividad con los médicos durante el acompañamiento al parto?

    -Hay que hablar antes. Yo he acompañado y conocía a los ginecólogos antes. El ginecólogo tiene que estar de acuerdo con la presencia del acompañante y debe conocer del tema antes. Les digo a las futuras mamás: no se puede negociar nada ese día, todo tiene que estar hablado, preguntado, pactado. Ese día las mujeres necesitan estar tranquilas, no pueden empezar ese día a decir “yo quería que me acompañe alguien”, para no encontrarse con sorpresas ese día, incluso se habla de tener una plan A, un plan B y un plan C y estar tranquilas.

    -¿Qué condiciones se deben dar para un parto tranquilo?

    -Ese día lo que hay que lograr es que haya una situación de máxima relajación, de tranquilidad, de introspección, de confianza, de intimidad. Esas son las condiciones que necesita el parto para desarrollarse, sino, todo lo otro obstaculiza el trabajo de parto.

    La mayoría de las mujeres que tuvieron dificultades con el parto, no recuerdan el dolor del parto, pero sí todo lo que rodeó ese momento: si hubo maltrato verbal, o el médico no respetó sus decisiones. Antes de hablar de un parto domiciliario, lo esencial es tener un control médico prenatal completo que asegure que no existen riesgos para la madre o la bebé.

    -¿Se puede tener un parto “placentero”?

    -Hay mujeres que afirman que sí, que se puede tener un parto placentero, pero para ello debe generarse las condiciones de intimidad necesarias. El parto debiera ser como el momento de concepción: de intimidad, de penumbra, de tranquilidad, de concentración. ¿Por qué no puede ser como el momento de la concepción?

    -Tuviste partos domiciliarios, tus exámenes estaban bien, pero… ¿estabas consciente de los riesgos de una posible complicación?

    -Primero que mis análisis estaban todo bien, mi embarazo no era de riesgo, tuve muy buena preparación de parto. Tuve una obstetra que me acompañaba, que tenía 37 años de experiencia como doula y seis hijos con partos naturales. Teníamos el auto en frente de la casa, y hospitales a cinco minutos y ella trabajaba con la maternidad. Es decir, ella llama desde la casa y dice “voy” y ya saben que es un caso de urgencia de un parto que está tratando ella en la casa. Por eso decimos que hay que preparar, hay que pactar y hay que hablar antes cuando se habla de partos domiciliarios.  No es así nomás que uno dice “ah, voy a tener parto en mi casa, porque es lindo y está de moda”. No, hay que tener mucho cuidado, hay que hacer curso, caminar, informarse, hay que hacer el control médico pre-natal.

    -¿Cómo decidiste trabajar en esto?

    -El incremento de números de cesáreas innecesarias ha hecho que exista todo un movimiento en torno al parto natural, porque hay muchas mujeres que optan por un parto natural y a último momento, le dan excusas para hacer cesárea.

    -¿En los cursos de habla de estas excusas que dan los médicos?

    -Existen muy pocas indicaciones de cesárea, las verdaderas que son cuatro;  indicaciones relativas, que son 5 ponele y luego, un montón de  indicaciones falsas.

    -¿Cuáles son las indicaciones de cesárea?

    -Algunas indicaciones:

    El bebé en posición trasversa, cuando el bebé se pone en forma vertical y no se va a posicionar;

    El prolapso de cordón, que no es la vuelta de cordón, la vuelta de cordón se puede sacar, otra cosa es que sepan sacarlo…, el prolapso es cuando el cordón umbilical se interpone entre el canal y la cabeza. El bebé empuja y el cordón está ahí, es un riesgo.

    -¿Cuáles son las excusas más comunes?

    -Son muy pocos casos muy específicos, pero después son muchas las excusas:  que sos muy mayor, ¿30 años o 35 años? o que sos muy joven. La edad no es un factor de riesgo en sí. La edad por sí sola no puede ser un riesgo; y algo que utilizan mucho los médicos aquí es: “que tu pelvis es muy pequeña, tu bebé es muy grande”. ¡Ahora resulta que todas las paraguayas tenemos una pelvis muy chiquitita y concebimos unos bebés monstruosos!

    -Las mujeres interesadas en estos cursos ¿dónde pueden obtener más información?

    -Tenemos un sitio web: www.9lunas.org y pueden solicitar información en el correo tusnuevelunas@gmail.com. También en el Facebook.


    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: