«Cuando me dijeron que tendría trillizas, me asusté»

  • María Paz, María José y María Luz, alegría y experiencia única para una madre que enfrenta la crianza sola.

    Compartir:

     

    Por Fátima Rodríguez /farodriguez@sd.com.py

    Mayo es el mes de las madres. La maternidad suele ser más exaltada en estos tiempos y quienes pasan por esta experiencia, pueden asegurar que cada proceso es único y cada momento es especial, pero no todo es color de rosa. La maternidad da muchas alegrías, pero exige muchos renunciamientos y muchos sacrificios. Criar a un hijo o a una hija es un compromiso con un presente de niños sanos y felices, y el futuro de un mundo mejor.

    En una de las compañías de Villeta, una callecita conduce a una casa de madera y chapa. La abuela acompaña a conversar con Zulia Presentado de su experiencia de madre de trillizas. Alambres de púa en el patio sostienen un montón de ropas de bebés de diferentes colores y dan cuenta de largas horas de lavado a mano. En la habitación, duermen dos de las niñas. Una luz entre las maderas permite ver desde afuera a las pequeñas. Zulia sonríe mientras sostiene a una de sus bebés.

    Zulia tiene 29 años y los ojos profundos. Es madre de cinco niñas. Con una voz suave, cuenta que las trillizas nacieron en el hospital de San Lorenzo el 30 de enero y ya cumplieron los tres meses. María Luz era la más pequeña, pero ya está crecida. María Paz se pone un poco nerviosa para tomar la leche, pero su madre la entiende. María José es la más grande y a quien ya cuesta sostener a la par que a otras de sus hermanitas.

    Foto: Roge Ocampos

    Zulia sostiene a María Paz y María Luz, mientras su madres sostiene a María José.  Foto: Roge Ocampos

    Zulia no quiere hablar del padre de las trillizas. En los diarios habían publicado ya de cómo él huyó cuando se enteró de que se venían tres. El tema la pone triste. «Estoy sola con ellas», atina a decir.

    -¿Cómo te enteraste de que eran tres?
    -¡Me quedé asombrada! Cuando me hice la ecografía intravaginal y me salieron tres embriones, el doctor me dijo: «Vas a tener unas trillizas». Me asombré y me quedé anonadada con esa noticia. El doctor me dijo: «andá a  recuperarte y después vení a la consulta». ¡Me asusté!

    -¿Cómo describirías lo que estás viviendo?
    -¡Es una experiencia única!

    -¿Cómo hacés para sobrellevar el cuidado de las trillizas sin contar con la ayuda del padre?
    -Y cómo se dice, me estoy acomodando. Por turno, ya me estoy acostumbrando, ya no me es difícil. Tengo ayuda de mis amigas, cuando ya no puedo con ellas, mis amigas vienen a darme una mano.

    -Los especialistas suelen decir que después del parto, las madres necesitan de alguien que acompañe en la crianza. Que durante el día, necesitás darle tu bebé a alguien un rato para retomar energía…

    -A veces, realmente no puedo ir ni al baño. Algunas veces, vienen mis vecinas amigas y otras veces, mi hija mayor de seis años es la que se encarga de mirarlas mientras hago mis cosas. Sobre todo, porque tengo que cocinar.  Mientras duermen, también tengo que cocinar porque mi hija mayor va a la escuela.

    Foto: Roge Ocampos

    Foto: Roge Ocampos

    Zulia piensa muchas veces que no puede,  pero las niñas le dan  fuerzas y puede continuar. Cuando sus familiares solicitaron ayuda mediante los medios de comunicación, se sorprendió de que  gente se interesara y la ayudara.  Ahora busca trabajo o ayuda para montar un negocio.

    -¿A qué te dedicabas antes de embarazarte?
    -Yo trabajaba en  la Municipalidad de Villeta y el papá era mi compañero laboral. Ahora  estoy buscando un  trabajo, porque justo un mes después de que me alcanzó una disminución de personal, me embaracé.

    -¿Cómo hacés para sobrevivir?
    -Muchísimas personas me ayudaron y por suerte, puedo sobrevivir actualmente. Leche y pañal tenemos, pero el tiempo pasa rápido y pronto vamos a necesitar de más apoyo. Por eso, estoy buscando trabajo.

    -¿Pensás en salir a trabajar?

    -¿Y qué voy a hacer? También pienso que será difícil dejar a mis hijas, pero si es por mí, no quiero salir de mi casa. Estaba pensando hacer un puesto acá, pero para eso también necesito juntar un capital. Mi sueño es tener un kiosko y poder vender gaseosas y comestible, porque los domingos hay mucha gente aquí en la cancha cerca de mi casa. Una casilla y tener algo para vender es lo que necesito.

    -¿Cómo puede hacer la gente que pueda ayudar?

    -Lo que más necesitamos es pañales G y leche. Mi teléfono es 0986-753719.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: