Lawrence vs. Rivers: la batalla continúa

  • La actriz Jennifer Lawrence mantiene una cruzada contra la experta en moda Joan Rivers, por utilizar la televisión para exaltar la extrema delgadez en la mujer.

    Compartir:

     

    El enfrentamiento entre la actriz y la presentadora del programa estadounidense “Fashion Police”, ha ganado intensidad en las últimas semanas. Conocida por su coraje a la hora de hablar, Lawrence mantiene una cruzada contra los programas de moda que envían una imagen irreal sobre la belleza a las adolescentes.

    “Desde nuestra posición de modelos a seguir, tenemos control sobre la imagen de la belleza que tiene la gente. ¿Por qué voy a mostrarme imposiblemente delgada? Sé que hay jóvenes fijándose en mis personajes y quiero aparecer como una persona real. Yo tengo control sobre mi papel. Prefiero crear en la ficción mujeres fuertes, bellas, en forma y saludables, antes que una enclenque enfermiza”, dijo la actriz ganadora de un Oscar. “La industria no se responsabiliza lo suficiente de lo que genera en nuestra sociedad. Existen expectativas sobre cómo deben verse los actores y las actrices, esperando de ellos una imagen que no corresponde con la gente normal. Yo no quiero ser parte de eso”, declaró hace poco en una entrevista para la revista Glamour.

    Para la humorista Joan Rivers, una de las críticas de moda más temidas de Hollywood, la guerra con Lawrence se traduce en millones de espectadores para su programa. “Es curioso que antes de conseguir su estatuilla a Jennifer le gustara nuestro programa y ahora ya no tanto”, escribió Rivers en Twitter. La respuesta de Jennifer no se hizo esperar. “¿Vamos a seguir pasando hambre para hacer a otros felices? Programas como “Fashion Police” muestran a los jóvenes cómo juzgar a los demás basándonos en una imagen falsa. Hemos dejado los valores a un lado para apuntar con el dedo a los demás, a costa de su imagen física. No me parece bien llamar gordo o feo a alguien y que se considere divertido”, escribió.

    Rivers aceptó el reto de la actriz diciendo en vivo en su programa: “Al final, por tanto hablar, va a convertir “Fashion Police” en el mundo real. Qué casualidad que en plena promoción de su película decida meterse con nosotros. No hay esperanza para los actores”. Y terminó con una de sus clásicas bromas: “Esperen. Acabo de darme cuenta de por qué Jennifer Lawrence se cayó al recoger el Oscar. Se tropezó con su propia arrogancia”.

    Desde entonces, Lawrence aprovecha cada oportunidad que tiene para decir que odia hacer dieta. El día de Navidad le dijo a Barbara Walters: “Debería ser ilegal tildar de gordo a alguien en la televisión”. Al día siguiente, Rivers le dijo al “New York Post”: “Mi meta para el nuevo año es asegurar que Jennifer Lawrence crezca y se calme”. Joan, que nunca ha negado sus cirugías plásticas, fue incluso más lejos: “Me encanta cómo ella le dice a todo el mundo lo malo que es retocar la foto de una revista, cuando a ella la han tocado más que a un monaguillo del Vaticano. Mira sus pósters, no tiene nariz. Tiene mucho que aprender”.

    Con la temporada de premios a la vuelta de la esquina muchos creen que esta batalla podría ponerse más picante…  y muy entretenida.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: