Tres pasos más para fortalecer tu autoestima

  • A la autoestima se la conoce como el enemigo silencioso. Afecta mi vida y mis resultados sin que yo me dé cuenta.

    Compartir:

     

    En la entrega anterior revisamos los tres primeros pasos para mejorar la forma en que me veo (¡y me trato!) a mí misma: reviso los hechos de tu vida, cómo los interpreto y cambio mi interpretación, me conecto con lo que se puede cambiar… ¡y lo cambio!, escucho cómo me dirijo a mí misma y cambio mi conversación.

    En este artículo, comparto contigo los siguientes 3 pasos:

    Paso 4: Identifico mis etiquetas.

    Las etiquetas son las creencias que tenemos acerca de nosotras mismas. Estas creencias nacieron de hechos que sucedieron y de los cuales emitimos un juicio. Como los hechos se repitieron, los juicios se fortalecieron y se convirtieron en creencias. Nuestras creencias se convierten en nuestra versión de la realidad. En otros casos, lo que personas de autoridad para nosotros nos dijeron, también pueden incluirse al glosario de creencias que tenemos acerca de nuestra persona.

    “Soy la oveja negra de la familia”, menciona Liz, quien siempre pensó diferente y accionó diferente a sus demás hermanos. Cuando lo menciona, no lo dice con alegría, como si fuera un diferenciador positivo, sino lo dice con tristeza, tal vez buscando haber compatibilizado más.

    “Soy la mete pata. Entre mis amigas y familia, soy la que siempre mete la pata. Me equivoco de nombres, tiro la yerba, me olvido las llaves dentro del auto. En fin, soy la diversión de los demás”. Cuando lo dice Carmen, tampoco está feliz, lo cual indica que esta creencia está afectando negativamente su valoración como persona.

    ¿Cuáles son las etiquetas que me pongo? ¿Cuáles permito que otros me pongan?

    Paso 5: Cuido mi cuerpo

    Mi cuerpo es mi envase. No solo es la forma en que me presento a los demás, sino también “contiene” a mi persona. Cuando no estoy contenta con mi cuerpo, paso a no estar contenta conmigo misma. Evito mirarme al espejo, me escondo para las fotos o me las saco y las borro en forma inmediata.

    “¡Últimamente me estoy odiando! Estoy tan excedida de peso que nada me entra ni me queda lindo. Vivo “tapada” y no puedo disfrutar de las vacaciones.” Esa emoción hacia sí misma, hace que Vivian también modifique su comportamiento en cuanto a las relaciones.

    Elije no salir, se aísla…y no logra accionar para darse un mayor cuidado corporal en cuanto a ejercicio y alimentación.

    En cuanto a mi cuerpo, ¿Con qué estoy contenta y con qué no? Si mi cuerpo hablara, ¿qué me pediría? ¿En qué necesitaría ayuda?

    Paso 6: Reconozco mis talentos y los pongo en acción

    Un talento no necesita ser artístico. Consiste en hacer pequeñas cosas comunes extraordinariamente bien. Conectarme con mis talentos me permite descubrir lo mejor de mí. Cuando lo hago y los pongo en acción, a disposición de los demás comienzo a sentir algo muy importante para toda persona: LA REALIZACIÓN PERSONAL.

    Recuerda: el talento es el músculo. Si no se usa, se atrofia.

    ¿Cuáles son mis talentos? ¿En qué soy buena? ¿Qué puedo poner a disposición de los ¡Bien! ¡Completamos los seis pasos! ¿Cómo te ves con respecto a ellos? Solo la acción genera resultados. Así que, si quieres fortalecer tu autoestima, recuerda estos seis pasos, acciona con respecto a ellos y… ¡comienza a cosechar los resultados!

     

     

    firma patricia nieto

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: