Peludos viejitos

  • Así como muchos clientes vienen con sus cachorros para preguntar los cuidados que deben tener, no es usual, aunque debería serlo con la misma asiduidad, el que me visiten aquellos propietarios que tienen una mascota de más de 7 años. A partir de esta edad, la curva de actividad empieza a decaer y es necesario tener varios cuidados para darle a nuestra mascota una vejez digna y sin sufrimiento.

    Compartir:

     

    El paso de la vida va mostrando sus secuelas cuando nuestra mascota ya no presenta el mismo interés de juego que antes, ya no puede correr de la misma manera, o ya no puede alcanzar el pasto para realizar sus necesidades. Muchas personas se cansan, se desesperan o pierden la paciencia cuando su perro o gato llega a esta edad. Yo les pregunto, si esa mascota nos les dio todo mientras podía hacerlo, a lo que todos responden afirmativamente;  entonces, como que finalmente comprenden que le deben paciencia y dedicación. A ella le queda poco tiempo pero aún mueve efusivamente la cola cuando llegan a casa del trabajo.

    Si nuestra mascota aún no llega a esta edad, este artículo nos ayudará a saber qué hacer cuando la alcance y si ya la tenemos, nos  ayudará a que la pase de la mejor manera.

    La disminución de actividad es normal, se debe a que su organismo ya no es como antes. Muchas veces el deterioro articular es inminente, en la mayoría de perros y gatos se acrecienta en los periodos de frío o de mucha humedad. Si nuestro perro ya no puede subir las escaleras con el mismo vigor que antes, piensa dos veces antes de subir al sofá o cama, ya no corre o salta al recibirte, puede que este teniendo problemas articulares.

    En gatos ocurre que pueden dejar de usar su bandeja sanitaria porque es muy alta y les duele levantar las patas para entrar en ella. También la mandíbula es una articulación, no lo olvidemos, si esta duele puede que no quiera comer como antes. Muchas veces con antiinflamatorios recetados por el veterinario esta situación se puede mejorar pero lo que ya no se puede recuperar es el cartílago (componente de las articulaciones que protege los huesos). Como prevención y como parte del tratamiento también podemos incorporar a su dieta condroprotectores (glucosamina, condroitin, ácido hialuronico).

    El cansancio físico también puede atribuirse a un mal funcionamiento del corazón. Sobre todo si observamos extremo cansancio cuando corre, o si presenta ataques de tos al excitarse o durante la noche, se debería consultar con el veterinario. Si el corazón no está bombeando correctamente, la presión sanguínea puede sufrir cambios. En nuestro país,  se realizan electrocardiogramas y ecocardiogramas para observar el funcionamiento cardíaco. Si  nuestra mascota tiene más de 7 años, la recomendación es  que chequeemos  su corazón con nuestro veterinario y preguntemos por un análisis más profundo del corazón. Si presenta alteraciones, existen medicamentos para ayudarla a sobrellevar estos problemas.

    Hoy, sabemos que también debemos cepillar los dientes de las mascotas, aunque sea dos veces a la semana para evitar la acumulación de sarro. Si nunca lo hicimos,  deberíamos realizar una limpieza profunda. El cuidado de los dientes es sumamente importante porque de esta manera evitaremos, dolores de encías, caries, perdida de dientes, mal aliento, etc. Nuestro perro o gato de esta manera no tendrá problemas en la masticación y podrá alimentarse muy bien. Tenemos casos que no es el alimento lo que no les atrae si no que les causa dolor el masticar y pasan hambre.

    La pérdida de visión y de audición puede ocurrir y puede ser progresiva, generalmente cuando esto ocurre no hay mucho por hacer, debemos recordar que los animales son mucho más adaptables que nosotros, por lo cual esto no le producirá sufrimiento simplemente se acostumbrará. Si nuestra mascota pierde la vista, podemos ayudar evitando cambiar de lugar los muebles de la casa; de esta manera, ella se acostumbrará y podrá recorrer la casa sin problema alguno. Si es la audición la que se deteriora debemos saber que el olfato del perro es más importante que la vista o el oído, entonces podemos estimularlo con olores, atraerlo con olores o con señales en caso de que la vista este intacta.

    Las incontinencias suelen ser comunes, debemos ayudarlos poniendo lugares donde eliminar, papeles de diario o acercar cajas sanitarias a su lugar de descanso.

    Los cambios de comportamiento son normales, el deterioro de las neuronas (células del cerebro) es irreversible, se puede enlentecer con antioxidantes presentes en frutas o verduras. Suele ocurrir que dicen que la mascota está más gruñona, debemos comprender que puede que nuestro perro o gato este teniendo dificultades en reconocernos, debemos acercarnos con cuidado y dejar que nos olfateen, darle tiempo a que nos reconozcan, pues pueden morder incluso por miedo. Si  queremos  saber más sobre el Síndrome de Disfunción Cognitiva (muy parecido al Alzheimer humano) se encuentra en el historial de mi blog.

    En el mercado, encontramos balanceados para perros y gatos mayores o seniors, están formulados con proteínas específicas para fortalecer la piel y el pelo, antioxidantes para proteger el cerebro, calorías adecuadas para que no tengan sobrepeso (no es bueno para las articulaciones ni para el corazón) y sobre todo tienen la dureza exacta para sus desgatados dientes.

    La vejez es inevitable para todos, tanto humanos como mascotas, recordemos esto para no perder la paciencia con ellas. Toda su vida es devota a sus propietarios, por lo cual se merecen todos estos cuidados y sobre todo, mucho pero mucho amor, amor que nunca alcanzará la medida, al que ellos profesaron todo por sus dueños.

     

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: