Lecciones para no perder el estilo

  • Tener estilo también es prestar mayor atención a lo que ocurre a nuestro alrededor, en la calle, en la política, en el mundo, y recordar que somos más que un pedazo de cuerpo, somos seres pensantes.

    Compartir:

    Conocerse: es el primer paso para sentirse a gusto con una misma, mirarnos frente al espejo e identificar aquellas partes que nos gustan de nosotras, y también aceptar aquellas que nos gustan menos, pero que por genética no podremos cambiar.

    Usar la cabeza: tener estilo también es prestar mayor atención a lo que ocurre a nuestro alrededor, en la calle, en la política, en el mundo, y recordar que somos más que un pedazo de cuerpo, somos seres pensantes.

    Recordemos el poder del color negro: uno de los colores más elegantes, sobrios, y que transmiten autoridad y excelencia máxima. Aunque, para mí cada color podría ser utilizado para concretar lo que queremos si sabemos lo que simbolizan.

    Agreguémosle brillo: es importante usar accesorios en el vestir, a través de ellos podemos llevar varias veces la misma prenda en situaciones diferentes. Los accesorios vuelven mucho más versátil un look.

    Tener un conjunto súper seguro: es prioridad tener un look armado en el ropero que funciona para cada una de nosotras, nos haga sentir cómodas y bonitas. Por eso, está bueno poder renovarlos en cada estación, sin necesidad de ir directamente a comprar, antes, podríamos ver que tenemos en el ropero, así no tendríamos el mismo look por años y años.

    Dejar hablar a los pies: zapatos increíbles hacen un look y son súper definidores de estilo. Es mejor tener un par bueno, que dure, antes que varios incómodos. La molestia en el pie se delata en el rostro, y no se siente bien andar por la vida con cara de que algo no está bien en nosotras.

    Vestirse para una misma: sí, la moda es importante, pero más importantes es poder identificar, qué de la moda nos gusta y nos queda bien, la manera en que vivimos cuenta mucho más.

    Seducir con estilo propio: todas tenemos nuestro sex- appeal, no hace falta prestar demasiada atención a los largos, y escotes, es mejor seducir, sin dejar de ser auténticas.

    Es trabajo de hormiga, quizás para ir reaprendiendo durante toda la vida, pero más allá de lo que opinen los demás sobre nosotras, es importante conocernos, para poder sentirnos verdaderamente bellas.

     

    firma nueva

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: