La mujer y su sexualidad

  • Con este artículo quiero darles la bienvenida y poder iniciar una vinculo de letras y palabras.

    Compartir:

    Muchas veces no encontramos espacios para poder informarnos y sentir que nos llevamos algo del otro. Así que las invito a poder empezar este camino, donde la reflexión y el cuestionamiento son ingredientes claves para un crecimiento personal, para sentirnos mejor con los demás pero sobre todo con nosotras mismas.

    Foto: butterflykissesatthebeach.tumblr.com

    Pero les pregunto, ¿Quién de las lectoras no sintió, experimento que ella u a otra mujer era cuestionada con respecto a su sexualidad?
    Vivimos en una cultura que se caracteriza por darle ese estigma a la mujer, el estigma de que las relaciones sexuales y el erotismo no le incumben, no puede hacerse cargo de ese aspecto propio, nos hicieron creer que eso es algo que decide y condiciona el otro género.
    Lentamente gracias a la globalización y el internet hoy contamos con más herramientas para poder obtener información, pero nunca deja de ser un tabú cuando hablamos de sexualidad.
    Solo nos limitamos a creer que la sexualidad es meramente el coito, el acto sexual. Y olvidamos que habla mucho más que de eso. Claro, no deja de ser importante la relación sexual propiamente dicha, pero no es lo único que nos determina.
    La sexualidad habla de nosotras, como nos relacionamos, nuestros gustos e intereses, como sentimos y como nos expresamos, esto explica justamente que el sexo es una consecuencia de cómo vivimos.
    Hay mujeres más tímidas, mujeres más arriesgadas, algunas que les gusta seducir y otras que disfrutan siendo seducidas, y esto se plasma dentro de las cuatro paredes cuando estamos en la intimidad con nuestras parejas. Pero así como se ve todo lo lindo que tenemos también se ven los prejuicios e inseguridades que traemos y que nos fueron impuestas, por el mero hecho de que a lo largo de la historia la mujer no pudo gozar de su cuerpo.
    Este es el momento de animarse, de empezar de a poco a sacarse esas mochilas de críticas y de disfrutar de ustedes mismas. Mientras haya comunicación y respeto, todo vale. Lo importante comienza en vivir con libertad y disfrute.
    ¿Cómo? Aprendiendo, descubriendo y divirtiéndose.
    Los límites quedan afuera, porque adentro solo debe quedar placer.

    Lic. Antonella Roveglia
    Psicóloga Clínica y Educadora Sexual

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: