Incompletas pero perfectas

  • Una autoestima bien trabajada es la llave para conquistar más en la vida, para complicarnos menos con nuestra apariencia y conectarnos más con nuestra esencia.

    Compartir:

    Autoestima, directamente relacionada a la autoaceptación, es crucial entender que somos incompletas e imperfectas, que nunca vamos a ser perfectas (porque la perfección no existe) y que detener la vida, para que llegue el momento ideal, es dejar de vivir.

    Estamos acá, en esta vida, con el único cuerpo, (no hay posibilidad de tener otro), para aprender a amarlo como es, ser felices con lo que tenemos ahora.

    Y cuando hablamos de belleza, podríamos empezar a relacionar con muchos factores, que hoy para mí, no tienen que ver solamente con la apariencia.

    Podríamos decir, que belleza, es un cuerpo que se alimenta bien, descansa tranquilo.

    Belleza también es familia, es la que vive el día a día quizá con muchas dificultades, pero con la misma capacidad de reponerse y salir adelante.

    Que la belleza sea igual a trabajo satisfactorio, y que más allá de que sea remunerado, también nos aporte la sensación de que estamos dejando algo bueno al mundo.

    Y que, a pesar de que todas tenemos días mejores que otros, y sintamos rabia, cansancio, y angustia, podamos aprender a comprender, a disculpar y tolerar. Todo esto sin dudar nos llevará al «autoamor». Porque cuando aprendemos a tolerar, comprender y disculpar, también transmitimos estas buenas sensaciones a quiénes están con nosotras, y somos mucho más Bellas.

    Si podemos aceptarnos cómo somos, vamos a irradiar una emoción tan positiva que la apariencia física va a pasar a segundo plano.

    Cuando logremos liberarnos de esas etiquetas donde la belleza es sólo apariencia, y la familia es de propaganda, nos desprenderemos de ideas vacías, de que el poder da status y el cuerpo para ser bello “debe” ser perfecto.

    Aceptarnos como somos, con la vida que tenemos, puede ser posible al relacionarnos mejor con nosotras mismas. Porque todo pasa, menos la esencia.

    Así, puede ser también que no necesitemos comprar tanto, porque tendremos mayor fuerza emocional interna para sostener nuestros “NO” que necesitamos decir muchas veces al sistema de consumo.

    Pasaríamos a descartar menos, dándonos más tiempo con nuestras cosas, amando más todo lo que tenemos, y no lo que nos falta.

     

    firma nueva

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: