Educación vs. Restricción

  • ¿Se soluciona el problema de la sociedad violenta con restricciones?

    Compartir:

    Es cierto. Los hechos de violencia entre jóvenes inclusive con derivación fatal en muchos casos se multiplicaron en las últimas semanas. La agresión y la brutalidad no distinguen clases sociales. Entiendo que desde los diferentes sectores busquen una solución al tema, pero ¿será el famoso «edicto» la salida? ¿No será mucho mas grave el problema de fondo?

    Luego de casi 7 años se reflotó el edicto que plantea la disminución de los horarios de atención en los locales nocturnos asuncenos. Hasta las 2 de la madrugada entre semana y hasta las 4 los fines de semana, porque después ya es vía libre para los excesos tanto en el consumo de alcohol como en hechos violentos según el proyectista.

    Sinceramente no creo que sea la solución. Es mas, creo que para las autoridades es el camino más corto para deslindar responsabilidades y desligarse del tema. Los que quieran seguir farreando tendrán la posibilidad de hacerlo en los boliches de ciudades aledañas, los que quieran seguir delinquiendo lo harán más temprano nomas, y mientras la policía seguirá en su letargo esperando que con el cierre tempranero de los pubs la violencia acabe.

    La cuestión de fondo esta mas allá de las 2 o las 4 de la mañana. Estamos hablando de una sociedad absolutamente deteriorada en valores. Una juventud que ante la avalancha de información pero sin principios firmes se ve entregada a probar de todo. Padres que ante la necesidad de trabajar todo el día prefieren «confiar» en que otros podrán sustituirlos en el gran rol de educar, dejándolos a disposición de otros todo el fin de semana.

    Creo que para volver a convivir en armonía debemos empezar de cero. Volver a la vieja escuela. Charlar con los hijos. Menos reality y más vida real. Formar a nuestros hijos en valores. Entender que el crecimiento es un proceso que esta en nuestras manos forjar, y no optar por la vía más fácil de la televisión, Internet o los amigos. Como mamá entiendo que es un alivio que los chicos estén 2 horas en Internet y que no nos molesten para nada. Pero ¿qué están absorbiendo? ¿Con quiénes están conectados?

    Volvamos a las reuniones en familia. No nos preocupemos solamente. Ocupémonos del problema real asumiendo que nosotros somos parte de la solución. Y por supuesto que la policía haga su trabajo, rondas, patrullas, crear la sensación de seguridad. Que detenga a los responsables y la justicia realmente se haga cargo de los delincuentes y no los libere en cuestión de horas porque hay «papás influyentes» que «arreglarán» la «metida de pata de sus hijos».

    Se que me dirás que estoy hablando de imposibles, pero te puedo asegurar que con el esfuerzo y sobre todo el compromiso de todos, se puede. Que cada uno de los que están leyendo este blog empiecen en sus casas, con sus hijos, con sus amigos, ya será un enorme avance.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: