Del trabajo al happy hour

  • Y llegamos a la época donde nuestra capacidad de multiplicar espacios de agenda se pone a prueba: infinitos amigos reaparecen, y los happy hours se vuelven constantes después del trabajo.

    Compartir:

    La idea es más o menos así: combinaciones que funcionen desde tempranito hasta la noche.

    Juntar brillos con piezas clásicas como los jeans, te aporta originalidad, el secreto es usar brillo sin que brille tanto: tipo blusa de seda, combinada con un jean, y un brazalete de metal súper ancho, o un stiletto con el pantalón de oficina.

    Parte de arriba y parte de abajo en los mismos tonos (generalmente hacemos poco esto) pero además de estilizar adelgaza bastante una cenita tras otra de fin de año, outfit todo rojo, o todo verde, completando con una sandalia que dejen los pies a la vista en un color neutro, que no compita tanto con el resto del look, o con accesorios también como ayudadores, podríamos usar las mismas ropas de siempre.

    Si el Happy Hour es del propio trabajo, donde tenés que estar arregladita pero un poco más formal, juntar gasa bien livianita con un chaleco tipo blazer, camisa levemente de seda con pantalón de oficina o falda amplia de cintura, tipo midi, con camisa blanca clásica, pueden súper resultar.

    Y lo extra, zapatos, carteras, maquillaje, son ítems que cambian cualquier look, pasar el día usando chatitas y cambiar por unos tacones (con el mismo look) ya es otra cosa. Vale lo mismo para las carteras, no es lo mismo tu cartera grande donde cargás hasta una tablet que una carterita, más pequeña, de mano.

    Cualquier Happy hour con aretes con brillo, un lindo labial, cabello para arriba, seguridad y energía positiva va a realzar esa luz que tenés dentro.

     

    firma nueva

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: