Confusión vocacional

  • Los adolescentes sienten mucha presión al terminar el secundario.

    Compartir:

     

    Generalmente al concluir los estudios secundarios, el joven presenta cierta presión sumando que nuestra educación no forma para elegir, además tiene que hacerlo pensando en “eso lo voy a hacer el resto de mi vida” y pensar en eso siempre es perjudicial para el adolescente.

    Un joven de 18 años aun no comprende que en la vida todo cambia, que nada es eterno. Esa es una lección que se aprende con el paso de los años. Entonces cuando se detienen con la frase “el resto de mi vida” para ellos es literal y lo agrandan ocasionándoles confusión, angustia, amargura.

    En tanto los adultos con el trajín de la cotidiano e improvisando cada instante de nuestras vidas, olvidamos esa angustia y minimizamos el conflicto vocacional.

    En otros casos los chicos no tienen elección, no dudan que van a ser como Mamá o Papá. Y deben entender que solo en el cuestionamiento, en la duda, se encuentra la certeza y eso es propio de cada ser humano.

    Empecemos a ordenar: hoy una licenciatura es un grado mínimo, básico, elemental. Hace 10 años ser licenciado o doctor era el final, hoy es el inicio de lo que recién en la década de los 30 empieza a querer ser. Un grado básico sirve para competencias básicas, recién la especialización, el másterado, y los post grados o la experiencia que se gane ayudan a crecer cada día. La formación, el tiempo, el roce diario es lo que ayuda a dar forma a la carrera, este dato es muy importante para los chicos de 18 años que desean ser contadores o abogados.

    La angustia del adolescente se calma cuando algunos adultos de su entorno pasaron por esas elecciones felices y al mismo tiempo pudieron perderse en algún momento, confundirse y entendieron que está bien evaluar opciones, buscar dentro de uno, pero por un tiempo limitado. La confusión es sana, pero siempre con limite.

    Un camino es buscar el asesoramiento de un profesional de la psicología que mediante un test y observación clínica pueda ayudar a echar luz sobre la sana confusión.

     

    Para consultas o turnos comunicarse al (0986) 35 92 30

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: