Cómo construir un ropero diez en el 2016

  • Cuando se aproximan fiestas especiales, seguidamente lo que pasa por nuestra mente es que no  tenemos que ponernos, aunque eso signifique que una acumulación de ropa sin usar con etiqueta… Esto, a lo mejor tiene que ver con que, se necesita muy poco para construir una vida feliz, todo tiene que ver con nosotras mismas. […]

    Compartir:

    Cuando se aproximan fiestas especiales, seguidamente lo que pasa por nuestra mente es que no  tenemos que ponernos, aunque eso signifique que una acumulación de ropa sin usar con etiqueta…
    Esto, a lo mejor tiene que ver con que, se necesita muy poco para construir una vida feliz, todo tiene que ver con nosotras mismas. Por dónde empezamos? Primero que nada, podemos dejar de esperar un día importante para ponernos un lindo conjunto de ropa interior, ese vestido que tanto nos gusta, llevar el cabello suelto o pintarnos las uñas simplemente por la teoría de que nadie nos va a ver… en realidad nosotras nos vamos a ver, y eso importa mucho, así que empecemos con pequeños hábitos de nuestro día a día…
    Así también vamos a poder ejercitar la relación con el ropero, y que la satisfacción de sentirnos lindas provenga más de tu creatividad y no tanto de las compras, ropas nuevas todo el tiempo, regalos o esperar una fiesta para cuidarnos y querernos más.
    Esto, sin dudar nos va a llenar de orgullo y satisfacción personal, así que te dejo a continuación algunas ideas:

     

    • Superponer prendas (un vestidito de verano con una camisita de jean y un cinto).
    • Usar también el fin de semana alguna ropa de trabajo (pantalón negro de oficina con una blusa de seda y un maxi collar).
    • Apostar a los colores neutros en todo un look (dale color con accesorios) a parte de vernos más elegantes, también nos vamos a ver más delgadas.
    • Proponerte a usar de una manera diferente tu ropa favorita.
    • Short gastado y con agujeros, remera grande y pantufla entre casa nunca más. Vestíte cómoda pero lista para recibir alguna visita (y no tengas que salir corriendo a cambiarte de ropa).

    Y por último, ejercitemos nuestra mirada en los aspectos de nuestra vida, en todo lo que tenemos, y no en lo que nos falta.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: