Que tu piel sobreviva a la noche de Halloween

  • En la noche más fantasmagórica del año todos queremos mostrar nuestra cara más terrorífica pero, cuidado, los excesos cosméticos pueden pasar factura, incluido el uso de lentillas inadecuadas. Los especialistas dan las pautas para que Halloween no se convierta en una auténtica pesadilla para nuestra salud.

    Compartir:

    María Segurado, jefa de la Sección de Dermatología en el Hospital Sureste de Arganda del Rey y miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología; y Elena Soria, doctora en medicina estética de la Clínica Menorca, dan unos sencillos consejos a EFE Salud para evitar que nuestra piel no sufra las consecuencias de esta escalofriante noche.

    Preparar la piel

    Limpieza e hidratación son dos pasos fundamentales para cuidar la piel antes del maquillaje, que a su vez contribuyen a mejorar los resultados obtenidos.

    La dermatóloga sostiene que la hidratación es una norma básica para preparar la tez; “el maquillaje está hecho fundamentalmente de polvos de colores mezclados con una base que se adhiere a la piel y a veces estos polvos la resecan o irritan”, apunta la dermatóloga.

    La doctora especialista en medicina estética aconseja que, aunque se haya lavado la cara con anterioridad a lo largo del día, se limpie la zona a maquillar previamente. Para lograr que los productos cosméticos a aplicar queden uniformes y se deslicen bien por la piel, la especialista recomienda crear “una capa satinada” usando productos como las ceramidas y aplicar fijador para alargar su duración.

    ¿Cómo preparar una piel alterada para este tipo de maquillaje?

    María Segurado indica que el maquillaje sobre una piel alterada puede aumentar la irritación, descamación o picor. La dermatóloga señala que “puede haber mucha gente que tenga un problema de dermatitis, pero que en el momento del maquillaje no presente signos y no tenga la piel descamada”; en estos casos “simplemente vale con una base hidratante”, sin perfumes y con muy pocos conservantes que faciliten su asimilación por la piel.

    En cambio, si se tiene dermatitis en el momento en el que se va a maquillar, “habría que utilizar el tratamiento médico señalado por el especialista antes de poner el maquillaje”, concluye.

    Escoger el maquillaje

    Que el maquillaje sea muy colorido, espeso o que cubra más no está reñido con la calidad. Las dos expertas coinciden en que aunque el maquillaje se puede encontrar en muchos comercios, es mejor optar por puntos de venta especializados donde se asegure la inocuidad del producto y que este haya sido sometido a controles de calidad.

    Para no correr riesgos, la clave es la utilización de productos que estén dermatológicamente testados y que sean hipoalergénicos; “estos productos tiene una composición con principios activos y conservantes que no suelen dar alergia en la piel”, asevera Segurado.

    Imprescidible desmaquillarse

    No importa lo cansado que uno se encuentre después de esta larga y terrorífica noche; hay que desmaquillarse antes de acostarse. La especialista en dermatología advierte de que debido a las características de este tipo de maquillaje conviene utilizar fórmulas que sean cremosas como la leche, el aceite limpiador o algún producto bifásico, que tienen una mezcla de aceite y agua.

    Para lograr que la piel quede limpia, la dermatóloga recomienda “extender el producto uniformemente en la cara o la zona que hayamos maquillado, dejarlo actuar unos minutos para que disuelva bien el maquillaje y proceder a retirarlo con un disco de algodón o con una esponja”; para evitar que la piel se irrite aconseja que tanto los discos como las esponjas desmaquillantes sean humedecidos previamente.

    Segurado indica que se debe “empezar a retirar el producto desde el centro de la cara hacia las partes laterales, siempre siguiendo este movimiento”. Para concluir, una vez retirado el maquillaje, se puede aplicar agua termal o un tónico que sea calmante porque “este tipo de limpiezas dejan la piel un poco irritada”.

    Ojo con el uso de lentes de contacto

    El disfraz implica para muchos una transformación completa en la que se va más allá de maquillaje y por una noche, los ojos también cambian de forma y color.

    El mercado ofrece una gran variedad de lentes de contacto con los motivos más terroríficos. No obstante, adquirir lentes de contacto en puntos de venta que carecen de autorización legal puede conllevar un serio peligro para la salud ocular y visual.

    Juan Carlos Martínez Moral, presidente del Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas (CGCOO) alerta de que “aunque las lentes de contacto cosméticas puedan parecer productos inocuos y festivos durante estas fiestas de Halloween, los usuarios de este tipo de productos oftálmicos deben entender que también son productos sanitarios”.

    Y añade, “sin la adaptación adecuada y recomendaciones oportunas por parte de un óptico-optometrista en materia de manejo, limpieza y mantenimiento, estas lentes podrían ser incompatibles con la fisiología corneal del usuario y dañar seriamente sus ojos”.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: