Durante festividades aumenta el rejuvenecimiento facial sin cirugía

  • Según el reconocido cirujano plástico, doctor Derliz Mussi, cada vez más personas buscan verse bien en las fiestas de fin de año.

    Compartir:

    El doctor Mussi añade que “la consigna es, entonces, lucir un rostro más relajado sin pasar por el quirófano. Por eso existe hoy una tendencia mundial orientada al rejuvenecimiento facial sin cirugía a través de la -triada del rejuvenecimiento-”.

    Su denominación, explica, se debe a la combinación de los beneficios del botox, del ácido hialurónico y del plasma rico en plaquetas, lo que optimiza los resultados. “Cuando se multiplicaron las selfies en las redes sociales, las personas descubrieron detalles que pueden ser mejorados con pequeños procedimientos mínimamente invasivos que corrigen algunos daños.

    Triada del rejuvenecimiento
    1. El botox y su funcionamiento
    La toxina botulímica es la “reina” de los retoques estéticos. Según el profesional, actúa relajando la musculatura y reduciendo la contracción muscular. En consecuencia, las líneas de expresión y las arrugas se van suavizando hasta desaparecer. “Además de su beneficio estético, aporta calidad de vida. Las arrugas de expresión, como las de la frente y las patas de gallo, se pueden rejuvenecer con el botox”, señala.

    2. Ácido hialurónico para rejuvenecer
    Considerado el producto estrella en el rejuvenecimiento facial no quirúrgico, el ácido hialurónico puede ser aplicado mediante rellenos o injertos grasos de forma ambulatoria y sin internación. El doctor Mussi menciona que la técnica es para corregir ese triángulo que se dibuja en el párpado inferior, la mejilla y la nariz, porque tiende a hundirse con el tiempo y proporciona un aspecto fatigado al rostro.

    El Ácido Hialurónico devuelve el volumen al rostro en la zona deteriorada, es una sustancia biodegradable, no daña la salud, no precisa anestesia ni post operatorio y es una sustancia absorbida y aprobada.

    3. Plasma rico en plaquetas (PRP)
    Mussi revela que consiste en la extracción de 5 a 8 mm de sangre del paciente. La muestra sanguínea es centrifugada para separar el plasma rico en factores de crecimiento, desechando el plasma pobre. Se añade cloruro de calcio, que libera los factores de crecimiento para separar el plasma rico. Este es inyectado a la piel en un proceso que dura 15 a 10 minutos y no requiere anestesia, según el experto.

    En cuanto a sus beneficios, el experto concluye destacando que es un tratamiento restitutivo que produce importantes beneficios para la piel envejecida ya que retrasa los efectos del paso del tiempo. Es una sustancia biológica producida por el propio organismo y está libre de productos químicos y exentos de producir riesgo.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: