Curvas famosas, de la admiración a la decepción

  • Sensuales, generosas y rotundas, las curvas de cantantes como Adele o Kate Winslet siempre están en el punto de mira.

    Compartir:

    El reciente adelgazamiento de Adele vuelve a poner de actualidad la presión social que existe sobre el físico de cantantes, actrices o modelos que, hagan lo que hagan, sean fieles a su imagen -aunque no representen el canon de belleza del momento- o por el contrario, transformen su aspecto, casi siempre pasan de la admiración a la decepción.

    FRANCIA FESTIVAL CINE:CA01. CANNES (FRANCIA), 20/05/2015.- La miembro del jurado y actriz española Rossy de Palma posa para los medios a su llegada al estreno de la película "Youth" (Juventud) en la 68 edición del Festival de Cine de Cannes, Francia, el 20 de mayo del 2015. EFE/Franck Robichon

    FRANCIA FESTIVAL CINE:CA01. CANNES (FRANCIA), 20/05/2015.- La miembro del jurado y actriz española Rossy de Palma posa para los medios a su llegada al estreno de la película «Youth» (Juventud) en la 68 edición del Festival de Cine de Cannes, Francia, el 20 de mayo del 2015. EFE/Franck Robichon

    Laetitia Casta, Kate Winslet o Adele son algunos ejemplos de como su cuerpo, con curvas o sin ellas, es objeto de todo tipo de murmuraciones,

    La psicóloga y directora del centro Área Humana, Julia Vidal, advierte de que cuando una persona triunfa con un aspecto físico que no se ajusta a los cánones de belleza habituales y, además, se atreve a defenderlo una gran parte del público “lo valora y admira”, porque es una forma de sentirse cómplice.

    Cómo sacar partido a un físico poco común

    “Rossy de Palma ha sabido cómo sacar partido a un defecto”, dice la doctora de la actriz y modelo de diseñadores como Gaultier.

    “Es bella y ha triunfado. Todo el mundo la quiere como es. Si se operase la nariz para muchas personas supondría una decepción, porque las alejaría de lo que más valoran de ella”, ya que se lo percibirían como un signo que “nos hace menos libres a todos”.

    30 kilos menos

    La última fotografía de la cantante británica Adele, en la que se aprecian los 30 kilos que dice haber adelgazado, ha supuesto una oleada de informaciones sobre su cambio físico y la presión que podría haber tenido para llevarlo a cabo, a pesar de que la vocalista ha insistido que solo velar por su salud ha sido el motivo de la transformación.

    Adele. Foto: EFE

    Adele. Foto: EFE

    Vidal indica que cuando una persona decide adelgazar hay momentos en los que está presente “la presión social, la salud o simplemente porque entra en otra etapa de su vida en la que entiende que su alimentación no es la adecuada”.

    La psicóloga añade que en el caso de los personajes populares la presión social del entorno puede llevar a hacer cosas que no quieren “pero que, sin embargo, coincida con tus intereses”.

    Peso en cuestión

    El sobrepeso de Adele siempre ha estado cuestionado, tanto como su delgadez actual.

    La estrella de la música mostró orgullosa su nueva imagen en Instagram que, según ha revelado a una revista, es la consecuencia de iniciar una dieta en la que las gaseosas, los dulces y los alimentos procesados, de los que abusaba, estaban completamente prohibidos.

    Abandonar el sedentarismo y una correcta alimentación, además de la ilusión y el trabajo de preparar su tercer disco han hecho el resto.

    “Cuando alguien adelgaza tiene que aprender a adaptarse a esa nueva imagen”

    “Cuando alguien adelgaza tiene que aprender a adaptarse a esa nueva imagen, un momento que conlleva un factor de estrés”, advierte la doctora, quien señala que Adele ahora “es otra y tendrá que aprender a relacionarse con su música y su público porque los demás la van a mirar con extrañeza”.

    Las curvas sobre la pasarela de una jovencísima Laetitia Casta en un desfile de Yves Saint Laurent, con un vestido de novia con rosas estratégicamente colocadas, fueron aplaudidas por la determinación de una modelo a no modificar su silueta, una máxima que la también actriz ha llevado hasta nuestros días.

    “Nunca he hecho dietas y me gusta dormir la siesta”, ha declarado en alguna ocasión la protagonista “Visage”, aunque después de tener tres hijos muestra una esculpida silueta.

    Kate Winslet

    Tras el arrollador éxito de “Titanic”, la actriz británica Kate Winslet está acostumbrada a que hablen de sus curvas, ha desvelado que ya de niña era gordita”, de las hoy habla sin temor y con seguridad, aunque antes le afectaba tener unos kilos de más. Eso no le ha impedido ser imagen de Lancôme y de otras firmas de moda.

    Poco amiga de dietas, tras el embarazo de su primera hija, Mia, confesó que no veía claro su futuro en el cine si no se ponía a “régimen”.

    En aquel momento, afimó que aunque “constantemente he apoyado el lema ‘No sigas una dieta porque es una basura’, me gustaría perder un poco de peso porque, si no, no trabajaré”, dijo la actriz a “Radio Times”.

    Hay que “aplaudir los cambios que nos proporcionan salud y bienestar”

    “Es tan insano -reflexionaba- y aburrido. Me avergüenzo de mí misma. Creo que estoy decepcionando a mucha gente”, la protagonista de “Camino a la perdición”, a la que le encanta cocinar.

    La doctora Vidal señala la necesidad de llevar una buena alimentación y añade que hay que “aplaudir los cambios que nos proporcionan salud y bienestar”. EFE

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: