Cómo cuidar la piel en los días de frío

  • Con las bajas temperaturas, la piel suele ser la más afectada si no se toma los recaudos necesarios para mantenerla humectada.

    Compartir:

    Durante el frío tenemos muy abandonados los cuidados a nuestra piel pero para evitar las consecuencias negativas de las bajas temperaturas que te dejamos estos consejos muy útiles para protegernos y lograr mantener la humectación de la piel.

    • Decile no al agua caliente. No te bañes con agua muy caliente porque daña la dermis. Bañate con agua tibia y que tu ducha dure menos de 15  minutos. Usá jabón suave, con PH neutro. Trata de no frotar la toalla demasiado fuerte y más bien, hacé que la toalla tome la humedad de tu piel con movimientos tipo palmaditas. Aplicáte una crema hidratante.

     

    • Exfoliación en casa: La importancia de la exfoliación radica en que nos permite retirar las células muertas a fin de estimular la producción de aceites naturales. Existen diversos productos caseros que pueden ayudarnos como exfoliantes, por ejemplo, una mezcla de aceite de oliva con sal  pueden ser excelentes. Sólo hay que cuidar la forma de aplicación: los movimientos del masaje tienen que ser suaves y circulares. Dejá actuar unos minutos y enjuagá bien. En zonas más críticas, como plantas del pie, codos y rodillas, se puede mezclar café (antioxidante), miel (humectante) y aceite de oliva.
    • Mascarilla casera:  Para hacerte una mascarilla, sumale a tu crema de limpieza una cucharada de azúcar, masajeá con movimientos circulares y enjuagá con agua tibia. Vas a notar que la piel queda algo sensible: descongestioná la zona con té de manzanilla, que se deja enfriar en la heladera y se aplica en forma de compresa. ¿El efecto? Refresca y calma. Un remedio casero para labios cortados es humedecer un algodón con agua caliente para frotar la piel y así eliminar células muertas. Son cosas simples que resuelven.

     

    • Protección de la cara: las bases de maquillaje son grandes aliadas en el frío porque actúan como escudo, protegiendo la piel de la contaminación y el sol. En la oficina o en la casa, la calefacción deshidrata la piel del rostro, para lo que se recomienda mantener la humedad del ambiente colocando recipientes con agua y plantas que actúen como humidificadores naturales. Consumí agua.

     

    • Protección de las manos: Las manos suelen ser las principales víctimas en el frío. Hay que lavarse con un jabón suave -jamás un antibacterial, que reseca mucho-  y luego hay que hidratarla con alguna crema. Si tu mano está muy afectada, por las noches podés hacer un tratamiento sencillo: aplicarte la crema para manos y colocarte guantes de goma durante unos minutos para que actúe como mascarilla. Si vas a lavar los platos, tenés que untar tus manos con aceite de oliva, que las protege del detergente y del agua caliente.
    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: