¿Te gritan tus hijos?

  • Consejos para reaccionar ante los insultos de los niños.

    Compartir:

    Muchas son las madres que diariamente están enfrentándose con sus hijos ante los comentarios u ofensas de ellos. Pero no siempre se sabe cómo enfrentarlos a ellos, ni por qué dicen lo que dicen cuando en realidad se les ofrece todo. Sin embargo, los psicólogos ofrecen las mejores respuestas para reaccionar ante los insultos de nuestros hijos.

    Foto: BabyCenter

    Leé los siguientes consejos para dar una buena respuesta o corrección a tus chicos cuando ellos se pasan de la raya y quieren ofender:

    • Lo primero que debes saber es que los niños usan malas palabras porque ven que nosotros la utilizamos, así que, tratá de dar un buen ejemplo y cuidá tus palabras.
    • Los niños aprenden muy rápido que repiten lo que el adulto hace o dice y, al no estar completamente desarrollados, usan frases en cualquier momento sin saber lo que realmente significan.
    • Pensá por un momento que el pequeño está madurando y que no es lo que quería decir; aunque esto nos duela , debemos no hacer caso de ellos y hablar con el niño para hacerle entender el verdadero significado de lo que nos están diciendo.

     

    Respuestas para las ofensas de los hijos

    Por ejemplo, esta situación:

    “Arregla tu habitación”

    “No quiero. Te odio”

    “Muy bien, pero andá a arreglar tu habitación”

    Lo mejor es continuar con la orden que se le estaba dando al niño y, si es posible, ofrecé alternativas:

    “Muy bien, pero andá a arreglar tu habitación. ¿O querés que mamá te ayude?”

    Una vez que el niño esté tranquilo, explicale que el uso de esa frase no era conveniente y dele otra alternativa a lo que dijo:

    “Dijiste que odias arreglar tu habitación, pero tenés que hacerlo”

    Así, el niño irá entendiendo cómo expresar sus sentimientos y cuándo debe usar una expresión u otra. En ningún caso, y por mucho que te cueste, debes frustrarte y tomar estos comentarios a malas, porque sólo se empeora la situación.

    Regañar al niño por ello sólo le hará confundirse, ya que no entenderá por qué le regañas por una cosa que vos, aparentemente para él, también haces.

    El niño irá madurando a su tiempo y los padres deben estar presentes durante todo el proceso e ir corrigiéndolo. De esta manera, aprenderá a diferenciar las situaciones en las que se puede usar una expresión y cuando no.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: