Reinas malditas, el peso de la corona

  • Reinas unidas por la tragedia y el peso de corona, como la emperatriz Sissi, María Antonieta, Cristina de Suecia, Eugenia de Montijo, Victoria de Inglaterra y Alejandra Romanov.

    Compartir:

    Fueron admiradas, aclamadas y queridas hasta que comenzaron a ser vilipendiadas, rechazadas, desterradas… Reinas unidas por la tragedia y el peso de corona, como la emperatriz Sissi, María Antonieta, Cristina de Suecia, Eugenia de Montijo, Victoria de Inglaterra y Alejandra Romanov.

    La periodista y escritora Cristina Morató ha escrito “Reinas malditas” (Plaza&Janés), una obra en la que desvela los aspectos más humanos de estas seis mujeres que fueron iconos en su época, monedas de cambio de sus familias, mujeres incomprendidas que sacrificaron sus vidas por asuntos de estado.

    La autora del libro aclara el título y el calificativo de malditas, argumentando que se trata de reinas que han sido “maltratadas por la historia”.

    Famosas y poderosas

    Morató asegura que su obra surge de su “propio interés” por conocer más a estas seis reinas que en su época fueron “famosas y poderosas” y dejaron una profunda huella en la historia. Asegura, además, que todas ellas están unidas por sus tragedias personales y que ha intentado “ir más allá de su leyenda negra”.

    “La vida de la verdadera Sissi nada tiene que ver con la vida edulcorada de la película de Romy Schneider”

    En la portada del libro "Maltidas Reinas", Lily Elsie (1886-1962), modelo, actriz y cantante británica muy popular. Plaza&Janés./EFE

    En la portada del libro «Maltidas Reinas», Lily Elsie (1886-1962), modelo, actriz y cantante británica muy popular. Plaza&Janés./EFE

    Reinas que han inspirado novelas y películas que reproducen cuentos de hadas que “no son tales”, en una época de monarquías absolutas, rodeadas de lujos y caprichos.

    “La vida real de la verdadera Sissi nada tiene que ver con la vida edulcorada que se presenta a través de la película de Romy Schneider”, indica Morató.

    La escritora la define como una mujer “compleja, melancólica, sensible”, marcada por el suicidio de su único heredero y por padecer una enfermedad por entonces desconocida, la anorexia nerviosa, que la hizo obsesionarse con su peso y por conservar los “47 centímetros de cintura, que mantuvo hasta su muerte”.

    La emperatriz de Austria y María Antonieta están unidas por la juventud con la que llegaron al matrimonio, apenas 15 años. Son dos niñas en cortes extranjeras, donde sus vidas se convierten en un “infierno”.

    De todas ellas se esperaba que fueran abnegadas esposas y que “dieran un heredero al trono”. No se conformaron con ser “meros objetos decorativos. “Me sorprenden su valor y su capacidad de sacrificio”, dice la periodista.

    Como Victoria de Inglaterra, que vistió 40 años de luto riguroso tras el fallecimiento de su marido y pidió que a su muerte introdujeran en su ataúd una de sus batas de dormir.

    Cristina Morató, autora del libro “Malditas Reinas”. Plaza&Janés. EFE

    Cristina Morató, autora del libro “Malditas Reinas”. Plaza&Janés. EFE

    Recuerda Morató que hay que revisar la historia para darse cuenta de que el “victoriano era él”, Alberto, su marido. “Ella era una reina divertida y apasionada”.

    “Fueron grandes reinas con vidas novelescas -apunta-, una personalidad extraordinaria y muy valientes”.

    Afirma que hay que entender la época en la que les tocó vivir y, por ello, no las juzga, pese a que algunas dieron muestra de una personalidad excéntrica, como Cristina de Suecia. “Una dama rebelde y cosmopolita” del s. XVII, que heredó el trono a los seis años, “una auténtica erudita”, que iba poco aseada y que dejó la corona “para ser libre”.

    Reinas actuales

    Haciendo un paralelismo entre estas reinas y las actuales, Morató señala que las de hoy “son carne de cañón de los ‘paparazzi’. Se han convertido en iconos de moda”, con todo lo que eso conlleva.

    Resalta el hecho de que tanto la reina Letizia como Máxima de Holanda o Matilde de Bélgica son plebeyas, universitarias que han ejercicio sus carreras y están preparadas.

    “El hecho de ser plebeyas implica una mayor cercanía al pueblo y una mayor comprensión hacia los problemas reales”, y recuerda la conexión con los ciudadanos de Diana de Gales, una de las personas “más añoradas” de la casa real británica.

    En unos años se sentarán en el trono “más reinas que en cualquier otra época”

    La principal diferencia de las reinas de antaño y las de hoy es que éstas se han casado “por amor” y, como aquellas, tampoco están dispuestas a ser “floreros”, ya que todas piden un “espacio propio”.

    “La monarquía, sobre todo la nuestra, es una institución muy machista, en la que reinas y princesas tienen un papel muy limitado”, dice Cristina Morató.

    La conexión de Diana de Gales con el pueblo la ha convertido en una de las personas más añoradas de la casa real británica

    Destaca que, sin embargo, en unos años se sentarán en el trono “más reinas que en cualquier otra época”, en alusión a la nueva generación de herederas en las monarquías europeas.

    A la portada de “Reinas malditas”, se asoma una joven modelo de excepcional belleza. Se trata de la melancólica imagen de una reina sin corona, Lily Elsie (1886-1962), actriz y cantante británica muy popular en su tiempo, en contraste con las vidas de las seis reinas desveladas en el interior del volumen. EFE

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: