Un papá genial

  • Beckham disfruta construyendo piezas de «Lego» y cocinando para su familia.

    Compartir:

     

     

    El exjugador inglés David Beckham admite que tras su retirada del fútbol disfruta con las construcciones de las piezas «Lego» y cocinando para su familia en una entrevista publicada hoy por el dominical británico «The Sunday Times».

    El que fuera capitán de la selección de Inglaterra, de 38 años, y militante, entre otros clubes, del Manchester United y el Real Madrid, dijo al citado periódico que no se ve diferente «de cualquier otra persona».

    Considerado una leyenda viva del fútbol, multimillonario, y percibido, también, como un icono de la moda, Beckham reconoció que encuentra «relajante» completar estructuras «Lego» y que cocinar le resulta «terapéutico».

    «Lo último que he construido fue la Torre de Londres. Fue increíble. Creo que Lego me ayuda a relajarme», dijo el excentrocampista de una estructura que consta de 4.287 piezas y que está recomendada, por el fabricante, para mayores de 16 años.

    Beckham dijo que le ocurre lo mismo con cocinar: «Lo encuentro muy terapéutico y con frecuencia cocino por las tardes».

    «Cuando estaba en Italia me encantaba la comida y aprendí a cocinarla. Por suerte, a los niños también les encanta así que me resulta fácil hacerles algo», señaló.

    En la entrevista, también reveló que suele preparar el desayuno a sus hijos y luego les lleva al colegio: «Al único al que no acompañamos a la puerta es a Brooklyn, que quiere que le dejemos en la otra parte de la carretera porque no es ‘cool’ que tu padre te lleve a la escuela».

    «También hago la compra de la comida semanal y, de hecho, siempre lo he hecho. La gente se sorprende pero es fácil; sé exactamente lo que les gusta a los niños y sé exactamente lo que le gusta a Victoria», dijo.

    Casado con la excantante del ya desaparecido grupo de pop «Spice Girls» y ahora diseñadora de moda, Victoria Beckham, y padre de cuatro hijos -tres varones y una niña- en 2013 se mudó con su familia a una vivienda valorada en 40 millones de libras (48,7 millones de euros) en el lujoso barrio de Kensington, al oeste de Londres.

    Sobre su regreso a la capital británica, Beckham dijo que le «encanta caminar por los parques de Londres» así como «ir a un par de pubs» de su barrio.

    «La gente allí me conoce y me resulta fácil pasarme a tomar una pinta», explicó.

    En 2006, el exjugador del Milan y LA Galaxy reveló que sufre de un desorden compulsivo obsesivo: «Tengo ese problema. Cuando voy a una habitación de hotel, antes de poder relajarme, tengo que quitar todos los folletos y libros y ponerlos en un cajón. Todo tiene que estar perfecto», admitió entonces el jugador. EFE

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: