Millonaria a los 6 años

  • Isabella Barrett la niña que es “Miss América 2012”

    Compartir:

     

    Todavía no cumple siete años, pero Isabella Barrett es millonaria. En el 2012 lanzó su propia firma de joyas, Glitzy Girl, y este año ya tiene una línea de ropa y maquillaje. El negocio cuenta con 42 empleados y acaba de facturar un millón de dólares.

    Se trata de la Miss América 2012, una niña estadounidense  originaria de Providence, Rhode Island, que comenzó con la fama a los cuatro años cuando su madre Susanna Barrett la inscribió en un concurso de belleza. Desde entonces, Bella, como le llaman sus padres, los ha ganado casi todos y los periódicos del mundo a han publicado. Hoy, recogemos un reporte de Teresa Aburto en el periódico Elmundo.es.

    «¿A quién no le puede gustar ser millonario?», preguntó la  Pequeña Miss América 2012 durante una  entrevista para el periódico inglés The Mirror. Isabella  es el rostro de una línea de juguetes de la cadena Toys R Us, pero su fama viene de haber participado con su madre en el reality show’Toddlers and Tiaras’, que emite la cadena TLC y que muestra los entresijos de este tipo de competiciones, tan de moda en Estados Unidos.

    Según relata Elmundo.es, Isabella ha desarrollado gustos extravagantes. Una vez pidió 2.200 dólares en comida al servicio de habitaciones de uno de los hoteles de cinco estrellas en los que le gusta alojarse durante las competiciones. Su guardarropa alberga vestidos hechos a medida por valor de 10.000 dólares cada uno y más de 60 pares de zapatos de diseño, porque «cada actuación tiene que ser como un espectáculo de Broadway», afirma la señora Barrett.

    La madre de Isabella no repara en gastos a la hora de invertir en su hija. Dientes falsos hechos a medida por valor de 500 dólares, profesores de voz, maquilladores, extensiones de pelo, uñas acrílicas y sesiones regulares de rayos UVA. «Gastamos más de 50.000 dólares cuando empezó a concursar, pero mira donde está ahora, ha merecido la pena», asegura.

    Los Barrett han sido criticados por «sexualizar» a su hija y ganar dinero con ello, aunque la ley establece que tienen que ahorrar un porcentaje de los ingresos de la menor hasta que cumpla la mayoría de edad y pueda disponer de su dinero. Su madre insiste en que no presiona a su hija, sino que le ayuda a conseguir sus sueños: «Si mañana me dijera que lo quiere dejar, estaría bien».

    Sin embargo, reconoce que llegó a ser adicta a la fama de su hija y a su excéntrico estilo de vida: «Me pregunté si estaba haciendo esto por ella o por mí, pero me di cuenta de que la niña estaba disfrutando tanto como yo». Isabela añade que le gusta todo lo relacionado con este mundo y que no quiere dejarlo, porque simplemente le encanta ser una estrella.

    ¿Qué opinan las madres de Paraguay?

     

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: